Los Hombres ante la Paternidad I

Papás y futuros papás (y hablo en masculino), este post está dedicado exclusivamente a vosotros y a vuestra paternidad. Que también os lo merecéis, ¡hombre!

Hoy he visitado a la matrona del centro de salud Ciudad San Pablo de Coslada y me ha dado un recadito para vosotros que os transmito en su nombre. Para todos los que queráis, en este centro de salud se imparten cursos de preparación al parto para papás. Sí, habéis leído bien, para papás en masculino, son clases a las que sólo pueden asisitir hombres.

paternidad¿Y por qué dedicar clases de preparación al parto excusivamente a los hombres si vosotros no parís?, os preguntaréis muchos. Pues porque en estos cursos el objetivo es crear un espacio donde el hombre tenga la oportunidad de que sus inquietudes sean resueltas desde el conocimiento y la ayuda mutua con otros varones. Porque en las clases de Educación Maternal prestamos atención al hombre como “pareja de” y no como hombre.

En 1999, el psicoterapeuta Luis Bonino, director del Centro de Estudios de la Conición Masculina, plantea que “los cursos de preparación al parto son un medio interesante para que el hombre se acepte y responsabilice como cuidador, porque el momento de la paternidad es un momento personal en el que los varones se encuentran receptivos al cambio”.

paternidad

La paternidad es un momento en el que las emociones en los hombres afloran sin tantas resistencias. Se trata de posibilitar un espacio a los varones donde puedan expresar libremente sus inquietudes y se tengan en cuenta sus necesidades como individuo con independencia de las necesidades de la mujer.

Que se escuchen sus dificultades a la hora de responder a las expectativas que su mujer tiene sobre su comportamiento, tanto en el acompañamiento en el trabajo del parto como en los cuidados que precisa el recién nacido es el objetivo de las dos primeras clases.

paternidadY es que, los grupos en los que sólo se reúnen hombres dan menos posibilidad para la fanfarronería y la defensa que la que se da ante las mujeres en los grupos mixtos. Por eso, en las clases de preparación al parto para papás uno de los objetivos es que las emociones sean consideradas como indicadores muy valiosos de información y que no sean juzgadas como aceptables o rechazables.

Según estudios evaluados en 2007 por la OMS sobre los programas de intervención con hombres, estos se sineten satisfechos de que los programas sean dirigidos a ellos; entre otros factores les da la libertad de no ser juzgados, de no ser atacados e incluso, por qué no, de no ser admirados por las mujeres.

Los cursos de preparación a la paternidad son el lugar idóneo para aceptar las emociones, ambivalencias, contradicciones y miedos y que todo suponga un enriquecimiento personal, una fortaleza a la que sólo se puede llegar aceptando la propia vulnerabilidad.

avatar

Acerca de Cristina

Mamá, Periodista Y Blogger
Esta entrada fue publicada en Embarazo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.