Los Remedios de la Abuela I

Los remedios de la abuela sirven para todo: para la tos, las quemaduras, para curar un catarro o expulsar los gases… Las abuelas son las mejores enfermeras. ¡Tienen soluciones para todo!

Gracias a la calidad y a la esperanza de vida que existe en la actualidad, cuatro de cada 10 niños conocen a sus abuelos. Pero es que además, los yayos de ahora casi ni lo parecen. Cada vez son menos los abuelos de pantuflas y dentadura postiza y las abuelas de moño blanco y delantal. Ahora, por lo general, están superjóvenes, practican deporte, salen a pasear con sus amigos… Y en la mayoría de los casos, incluso se encargan de cuidar a los nietos cuando sus padres no pueden hacerlo.

Los Remedios de la Abuela

¿Qué haríamos muchas de nosotras si nuestra madre, o por qué no, nuestra suegra, no nos echara una mano de vez en cuando? Las abuelas nos dan todo su apoyo de manera incondicional y totalmente desinteresada, pues son las más felices del mundo si, además de sacarnos de un apuro, pueden pasar un rato disfrutando de sus nietos. Y con qué tranquilidad se va una cuando los deja en sus manos, ¿verdad? Sabemos que los van a tratar con todo su cariño, que van a estar pendientes de ellos a cada minuto y que si surge algún problema, van a encontrar la manera de solucionarlo.

Los Remedios de la AbuelaY es que es posible que a muchas abuelas les cueste entender cómo se realiza una llamada con el teléfono móvil, pero si se trata, por ejemplo, de encontrar una manera de calmar una tos a nuestro pequeño, no hay quien les gane. Se saben un montón de remedios populares muy útiles, de los que nacieron con nuestros ancestros y que han ido pasando de generación en generación, que pueden aliviar a modo de “primeros auxilios” algunas dolencias leves.

Posiblemente pienses, como me ha ocurrido a mí en ocasiones, que con lo adelantada que está la medicina actualmente estos “potingues y ungüentos” son una pérdida de tiempo. Sin embargo, con la experiencia, yo he llegado a la conclusión de que, sin sustituir a la medicina, los remedios de la abuela pueden ayudarnos en muchas ocasiones a paliar unos síntomas molestos hasta que se pueda curar la enfermedad como corresponde. Si han llegado hasta nuestros días, por algo será, ¿no crees?

Una manzana al día da vida, salud y energía. La de veces que habré oído decir esta frase a mi abuela… Y es que, con lo sencilla que es una manzana, es difícil imaginarse las propiedades que tiene. Es cierto que es una fruta que casi todo el mundo tolera y que se puede combinar a la perfección con cualquier otro alimento, pero lo más curioso es que, sin que ninguno de sus nutrientes sea especialmente destacable, es una de las frutas más ricas y completas que debemos incluir en nuestra dieta y, por supuesto, en la de nuestros hijos.

Los Remedios de la Abuela

Fíjate. Por estar compuesta principalmente de agua, es refrescante e hidratante; sus antioxidantes ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares, degenerativas y el cáncer; su contenido en potasio la convierte en un alimento diurético, y comerla cada día ayuda a fortalecer las encías y a cuidar el esmalte dental.

Pero aún hay más. Por ser rica en fibra, la manzana ayuda a mejorar el tránsito intestinal. Y aquí van un par de remedios de los que cuentan las abuelas y de los que funcionan de verdad. Para combatir el estreñimiento, no hay nada como el efecto laxante que produce el comerse una manzana cruda con piel. Y si por el contrario lo que se quiere es cortar una diarrea, es mano de santo tomarla pelada, rallada y algo oxidada, porque cuando la pulpa de la manzana rallada se oscurece, aparecen los taninos, que son los que dan a esta fruta su poder astringente y antiinflamatorio.

avatar

Acerca de Cristina

Mamá, Periodista Y Blogger
Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.