Madre trabajadora a tiempo completo

El día a día de la madre trabajadora que no tienen ayuda en casa o con los/as niños/as es bastante duro, sobre todo si eres exigente y quisieras hacerlo todo “perfecto”. Si a ello le sumas que tus peques no son de los que duermen toda la noche del tirón, la cosa se pone negra, porque la paciencia y el carácter van perdiendo cualidades a medida que van restando las horas de sueño que necesitas dormir.

Seguro que te gustaría tener la casa limpia y ordenada, tener la nevera y la despensa llena de productos sanos y además preparar deliciosos bizcochos y postres caseros para no tener que comprar galletas industriales.

Seguro que te gustaría ir a buscar a tus peques al comedor y hacer miles de actividades y manualidades con ellos, leerles cuatro o cinco cuentos cada día, hacerles un eterno masaje después de la bañera y tener bien ordenadito el armario con la ropa de toda la familia.

Seguro que además eres de las que cuelga un calendario en la nevera para que no se os olvide la visita al pediatra, la función del teatro de fin de curso, el concierto de música o la excursión del cole, para poder preparar una exquisita fiambrera.

madre leyendo un libro

De madre a madre: Las mamás si podemos

Relájate, porque llegará un momento que explotarás, y al final, los que acabarán pagando tus gritos serán los que más quieres y tienes más cerca…así que respira…todo pasa, y lo inteligente es aprender a valorar lo positivo y llenar la vida de momentos felices.

No es más rico el que más tiene, sino el que llena su bote de bonitos recuerdos y vivencias.

Me encanta este capítulo de Peppa Pig, sobre la capacidad de la madre de sobreponerse y revelarse a los mitos y a las opiniones que muestran una valoración inferior de la mujer:

 

 

Si te ha gustado, compártelo con otras mamis, gracias.

avatar

Acerca de Carmen

Mamá, Blogera, Redactora
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.