Madres, madrecitas y madrazas. Emociones tras la maternidad

Dice mi abuela que una vez una señora le dijo que había madres, madrecitas y madrazas.

Madres. Cuadro Daryl Zang  by Catherine La Rose

Las madres son las normales, las madrecitas son las que no llegan en cuanto a cuidados para sus retoños se refiere y las madrazas son las que sólo viven para sus hijos e hijas.

madres sobreprotectoras

Dice también mi abuela, huérfana de madre cuando era bien pequeña, que cuando fue madre fue cuando más notó en falta a la suya.

Es cierto que cuando te conviertes en madre algo se remueve dentro de tí, como explica Laura Gutman en su libro “La maternidad y el encuentro con la propia sombra”.

Supongo que en función de tus propias vivencias te vuelcas en mayor o menor medida y con mayor o menor pasión en tus hijos e hijas.

Una vez una homeópata me explicó que si por ejemplo de pequeña no has tenido la suerte de tener cerca a tu madre ya sea física o emocionalmente, puede que te vuelques en exceso con la intención de darle a tu hijo o hija todo aquello que tú crees que a tí te faltó. También me explicó que hay madres que reaccionan a esa vivencia de ser madre volcándose de forma excesiva en cuidados para su bebé para que tengan lo que ellas no tuvieron mientras que otras reaccionan de forma totalmente contraria e inconscientemente le niegan al bebé todo lo que ellas no tuvieron.  asumir la maternidad

El mundo de las emociones escondidas es un complicado entramado de vivencias y sentimientos que despiertan muchas veces con la maternidad para limpiar cosas del pasado o simplemente para darnos información.

Al ser madre reviven en tí muchas cuestiones antes no planteadas y empiezas a ser crítica incluso contigo misma.

¿Habéis sentido la revolución de las emociones tras la maternidad?

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Carmen

Mamá, Blogera, Redactora
Esta entrada fue publicada en Embarazo y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.