Preparando la maleta del bebé. ¿Qué llevarnos de viaje?

Verano: sinónimo de vacaciones, de playa, de montaña, de pueblo. Y también momento de algo que a muchos incomoda y otros esperan con alegría, porque significa que están a punto de emprender un viaje: preparar la maleta.

Si a veces es complicado y tedioso hacer nuestra maleta (elegir qué vamos a llevar, descubrir que lo que hemos apuntado es demasiado y no nos entra y asistir al terrible espectáculo de ver cómo nos cargamos la cremallera intentando cerrarla), ahora hay que preparar también la del bebé. Sí, digo la maleta del bebé, porque según mi experiencia, es mucho mejor destinar una maleta para él y no repartir sus enseres en varias bolsas que lo único que harán será ocasionarnos un patatús al contemplar el cargamento que hay que meter en el maletero y desear no salir de casa. ;)

Hoy en el blog de Baby Moon nos ocupamos de…

Maleta del bebé

¿Qué meter en la maleta del bebé?

Ropa, of course. ¿Cuánta? ¿Camiseta y pantalón o vestido por día? Pues depende. Y no de lo que se manche, que hay días que habrá que cambiarle hasta tres veces o ninguna, si hay suerte. Depende de si en vuestro destino vacacional dispondréis de lavadora o no. Sí, vale, que uno no se va de vacaciones para poner lavadoras, pero quizá tengas que usarla. Y no es lo mismo hacer la maleta para una semana y sin posibilidad de lavar que contar con esa alternativa.

Ten en cuenta también las temperaturas del lugar donde vais. Si vais a una zona muy calurosa, quizá no sean necesarios los bodys. O con meter alguno de tirantes por si las moscas es suficiente. Pero si vais al norte o a alguna casa en mitad de la sierra, no puedes dejarte camisetas y pantalones de manga larga, bodys y hasta alguna chaqueta.

Los pijamas, que no falten. Incluso alguno de invierno, fino, para las noches fresquitas de verano en el pueblo.

Zapatos y calcetines. Si tu peque camina, no pueden faltar en su maleta.

Pañales. Piensa más o menos los que gasta al día y echa tus cálculos, añadiendo algunos más como extra. De nuevo el destino juega un importante papel: si allí puedes comprar más cuando se acaben, no será necesario que carguéis con muchos al salir de casa.

Bañador, toalla y chanclas. Si vais a la playa, indispensables. Y si no, pues también. Porque puede que algún día os apetezca ir a la piscina o al río del pueblo. Añade también el flotador o los manguitos.

De momento lo dejamos aquí, para que puedas ir preparando la maleta del bebé con calma. Mañana más. :)

Si te ha gustado el post, ¿por qué no compartirlo en tus redes sociales? ;)

Diario de una mami

avatar

Acerca de Diario de una mami

diariodeunamami.com
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.