Mamá trabajadora: crianza sin sentimiento de culpa

mamá ocupadaHoy en día lo que no es normal es encontrarte con una mamá que no trabaja, puesto que la sociedad actual casi obliga a que los dos progenitores tengan que buscar trabajo fuera del hogar para poder sustentar el núcleo familiar. Además y por supuesto, de los intereses profesionales que puedan tener tanto el padre como la madre.

Es habitual en estos casos que los niños se queden en la guardería hasta que los padres puedan recoger a sus pequeños después de la jornada laboral, una guardería que los padres han escogido con mucho cuidado.

Pero esta culpa de dejar al niño en la guardería puede ser una carga demasiado pesada para una mamá que tiene el instinto de cuidar de su bebé siempre que sea necesario.

Si es tu caso no debes sentirte culpable por salir a trabajar puesto que es algo que hacer por amor, por amor a tus hijos y a tu familia. Necesitas trabajar no sólo para crecer profesionalmente sino también para poder conseguir dinero y satisfacer las necesidades básicas que necesita tu hijo ahora y a medida que vaya creciendo. Debes practicar la crianza libre de culpa.

mamá trabajando

Sentirte culpable te quita salud

Si te sientes culpable por trabajar sólo conseguirás que tu salud se vea perjudicada y además puede afectar a la productividad de tu trabajo. Las emociones negativas no te ayudarán a llevar una vida fácil.

Cuando estés con tu hijo, proporciónale tiempo de calidad y así podrás centrarte en tu trabajo en tu jornada laboral, y en tu hijo cuando puedas compartir tu tiempo con él.

Establece un equilibrio entre la vida laboral y familiar

Es imprescindible que este punto sea prioritario en tu vida y no restes tiempo familiar por trabajar más de la cuenta. Sé que en ocasiones es difícil y que el trabajo te quita mucho tiempo, pero si es así, intenta que el poco tiempo que pases con tus hijos sea de calidad.

mamá trabajadora al cuidado de niñosSi te comportas nerviosa o estresada mientras estás con tu hijo a causa del trabajo, el pequeño lo va a percibir. Recuerda que eres su modelo a seguir, su mejor ejemplo, y por eso es importante que tu sonrisa y tu cariño no falte ni un solo segundo.

Con todo esto, tendrás que enseñar a tu hijo que trabajar es algo importante que se debe hacer para poder vivir bien todos juntos. Debes mostrar siempre unas buenas emociones hacia el trabajo para que tu hijo pueda valorar lo importante que es.

Recuerda que volver al trabajo es un acto de amor para ti, para tus hijos y para tu familia.
 
Si encuentras interesante esta información, compártela con otros padres a través de tu Red Social Favorita Facebook, Twitter, Google + Gracias :-)  

avatar

Acerca de mariajoser

Maestra, Psicopedagoga y Madre
Esta entrada fue publicada en Embarazo y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.