Mamás zen: disfruta del aquí y ahora en la crianza de los niños

Se acerca el día de la madre y es un buen momento para hacer una reflexión de como podríamos disfrutar todavía mas de la crianza de los niños y ser una mamás “zen”, teniendo una actitud mas consciente en todo lo que nos rodea y con nosotras mismas también.

mamás zen, como conseguir disfrutar de la maternidad

Y digo “Mamás Zen” por llamarlo de alguna manera, porque realmente se trataría de tener una actitud ante la vida mas presente y sosegada, que nos beneficie tanto a nosotras, como a los niños y todos los que nos rodean.

No bastaría sólo con ir a yoga o practicar meditación. Es mucho mas profundo que todo eso…

Se trata de impregnar de ese espíritu zen, todos nuestros gestos cotidianos, viviendo cada instante más conscientemente, para no tener la sensación de que el tiempo y la vida pasan rápido, sin enterarnos de nada.

como conseguir ser mamás zen

Si somos capaces de mirar dentro de nosotros mismos, como un ejercicio continuo y diario, esto nos ayudará a entender mejor a nuestros hijos, y a resolver los conflictos de una manera mas natural. Por ejemplo, en discusiones o roces con ellos,  en vez de intentar llevarlo a nuestro terreno, quizás lo ideal es que intentemos estar a la escucha total, para que así el entorno cambie y evolucione de forma totalmente natural.

Primacía de la emoción-sentimiento frente el pensamiento 

Es la clave. Intentar sentir con nuestros hijos, escucharles y recibir lo que nos quieren contar, con el sentimiento, la emoción,  y no la cabeza. Dejar de lado el control excesivo del pensamiento, para que la comunicación con ellos fluya siempre. Si conseguimos hacer esto, la relación con nuestros hijos será muy sana en todo momento.

Disfrutar de cada instante y cada tarea con ellos

Muchas veces las mamás vamos con prisa, y hacemos todo rápido. Les cambiamos el pañal corriendo, les bañamos en 5 minutos,  siempre acelerados, entramos en una dinámica sin retorno, muy agobiante.

Sin embargo, esas tareas cotidianas durante la crianza de los niños,  pueden convertirse en un verdadero placer y en una terapia si nos lo proponemos y lo hacemos con lentitud y disfrutando de cada instante. Viviendo el momento y no pensando en los siguiente que tenemos que hacer.

Cierto, que es muy complicado a veces, puesto que exige de nosotros un esfuerzo diario…

Dar el pecho por ejemplo, es un ejercicio muy bueno para vivir el aquí y ahora: disfrutar del piel con piel, de la respiración del bebé y escuchar tus latidos del corazón, todo ello en silencio o con una música que nos trasmita emociones profundas, nos llevara a disfrutar de esos instantes que son “pura vida”.

mamás zen, como ir mas despacio en la vida

Es verdad, que la teoría es muy fácil, y lo complicado es aplicarlo luego en nuestra vida diaria, pero poco a poco, si nos lo proponemos en serio, lo iremos consiguiendo, y de ese cambio individual de cada uno, nos acabaremos beneficiando todos a nivel colectivo.

Si te ha gustado esta información,compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… : D-

avatar

Acerca de Estela Larios

Mamá Africa
Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.