Manta de Juegos con sonido para el desarrollo sensorial del bebé

Una manta de juegos o manta de actividades cómo elemento de ayuda para conocer su entorno.

Mi niño se entretiene con cualquier cosa.

Han pasado ya casi dos meses desde que el Príncipe de la casa es capaz de ir baby handcogiendo cosas con las manitas. Le encanta y supongo que les pasará a todos los bebés de su “edad” (siempre me ha parecido curioso emplear la palabra “edad” en criaturas de meses pero, en fin…).

Bueno, pues a lo que iba. Lo intenta coger todo. De hecho, es una odisea cada vez que vamos a cambiarle porque se retuerce para alcanzar lo que tenga detrás de él con lo que os podréis imaginar lo difícil que es ponerle el pañal y que no parezca un gurruño al final del proceso.

Cuando le vemos muy activo, le solemos poner en la manta de juegos.

¡Todo un invento, os lo aseguro! Debajo hemos puesto uno de esos puzles con piezas como de goma que tienen números o letras. Así está más mullidito y no tiene solo la manta entre él y el suelo. Una vez tumbado, se pasa el rato él solo tirando de los muñecos y de los colgantes que lleva la estructura de la manta.

manta puzle

Todas las mantas de juegos tienen muchos colores intensos, lo que supongo que, aparte de llamarle la atención, le facilitará el aprendizaje ya que, claramente, está iniciando ese camino. Basta con verle como se fija en todo, como lo quiere coger todo, como se intenta llevar todo a la boca, como agita las cosas que caen en sus manos, las voltea, estudia sus movimientos, los repite y así, con el tiempo, va controlando los suyos propios. Hasta tal punto que se reducen considerablemente las veces en las que se da auténticos golpetazos en la cara con lo que tenga cogido.baby hands  player

Otra cosa que tiene nuestra manta de juegos es, no sé cómo llamarlo, un “complemento musical”. Se trata de una pieza separada que se puede añadir a la manta. Emite un par de sintonías musicales y, además, si el niño pone la mano o el pie en unos puntos determinados, emite sonidos. Es otra parte importantísima de la educación sensorial del pequeño.

9006_hr_b-el-bebe-aventurero

Es una gozada ver cómo se lo pasa con cualquier cosita, observar el proceso en el que, como un depredador, primero mira su objetivo, alarga un poco el brazo para luego “tirarse” a por él, todo lo largo que es para alcanzarlo. Pero, ojo, que esto tenderá a hacerlo también con el plato de papilla y puede ponerlo todo perdido. Es más, lo PONDRÁ todo perdido. ¡¡¡Suerte!!!

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Ocio. Guarda el enlace permanente.