Mantita de apego: el mejor amigo de tu bebé

 

También se los llama dou dou o mantitas de seguridad, pero lo cierto es que las mantitas de apego son los mejores amigos de nuestros bebés. Suelen ser pequeños trapitos muy suaves que terminan en una cabecita de animal, o tienen tiras de diferentes telas para que el bebé toque distintas texturas, con nudos en las puntas o muñequitos pequeños. Pero lo más importante es que son objetos muy especiales para nuestros hijos porque les hacen sentirse seguros en situaciones desconocidas para ellos.

Suele ser entre los 8 y 12 meses cuando los bebés desarrollan ese label-label-mantita-jirafa apegoapego especial por estos mantitas de seguridad. Tanto que hasta les ponen nombre. Normalmente, se aconseja que antes de dar un dou dou a un bebé, la madre duerma con él para impregnarle su olor. De este modo, cuando el bebé lo coja, reconocerá e identificará el olor de su madre con el de su mantita. Mi hija juega con la suya prácticamente desde que nació. Se la regaló una vecina de mi madre. Es de Saro, en tonos rosas y naranjas y con cabecita de oso. Desde muy chiquitina la niña no le quitaba ojo cuando se la poníamos label-label-mantita-cerdito apegoen la cuna, siempre bajo vigilancia, claro. Cuando aprendió a coger cosas, ella sola estiraba los brazos para atraparla y una vez en sus manos, se la frotaba por la cara e incluso se la dejaba encima. A mí me preocupaba que se pudiera asfixiar con ella, porque al principio se ponía nerviosa y gritaba. Pero su enfermera me dijo que están pensadas para que el peso no pueda ahogarles. Desde entonces se la dejo sin miedo y, a día de hoy, que mi bebé ya tiene 6 meses, duerme cada noche con su mantita de apego. Antes de quedarse dormida, se la frota por la cara y se la echa por encima. Y cuando por lo que sea hemos salido de casa sin ella y tiene que dormir sus siestas, le gusta que le ponga mi mano cerca de la cara. De esta manera se queda dormida tranquila. Por eso se siente segura cuando tiene cerca su dou dou.

Para los bebés, las mantitas de apego tienen “superpoderes”. Y cuando van creciendo, se convierten en compañeros inseparables de juegos. ¿Quién no recuerda a Linus, el amigo de Snoopy y Charlie Brown? Iba a todas partes arrastrando su mantita y acariciándose la cara con ella. Los dou duo permiten a los niños independizarse de los padres, realizar actividades solos. Y no pasa nada por ello. No hay que quitársela bruscamente. En la mayoría de los casos los niños van perdiendo el interés por ellas cuando ya son capaces de hacer cosas por sí mismos, sin miedo a lo desconocido o a estar sin mamá.

Pero si tenéis hijos mayores que siguen apegados a su dou dou, un truquito para quitarle la costumbre sin traumas podría ser explicarle que es demasiado grande para tener mantita de apego y regalársela de mutuo acuerdo a su hermanito pequeño, un amiguito…

¿Vuestro hijo tiene dou dou?label-label-mantita vaca apego

avatar

Acerca de Cristina

Mamá, Periodista Y Blogger
Esta entrada fue publicada en Compras. Guarda el enlace permanente.