Mastitis

La mastitis es la infección de la glándula mamaria. Una obstrucción que no se trata a tiempo, o que no se soluciona, puede infectarse y convertirse en una mastitis.

¿Qué síntomas tengo cuando padezco una mastitis?

-         Cursa con fiebre mayor a 38.5 º C.

-         Malestar general como si estuvieras con gripe. Algunos médicos  dicen “ una gripe en una mujer que da el pecho, es una mastitis mientras no se demuestre lo contrario”

-         Una zona enrojecida del pecho dolorosa, que se palpa inflamadamastitis (2)

y desprende calor.

-         Normalmente comienzan los síntomas de forma rápida.

-         La leche que sale del pecho afectado está más salada.

Si os fijáis en los síntomas, algunos coinciden con la obstrucción mamaria, o con la ingurgitación (de la que hablaremos en otro post) entonces, ¿cómo diferenciamos si lo que tenemos es una mastitis o una obstrucción? Pues lo ideal sería haciendo un cultivo de la leche, es decir, extrayendo una muestra de leche y llevándola a analizar. Así podríamos ver si hay bacterias implicadas, y cuáles son, para poder tratarlas y darle un antibiótico en caso necesario. Porque las obstrucciones no se tratan con antibióticos, pero las mastitis en algunos casos sí. El problema es que no siempre te hacen un cultivo de la leche para analizarla (por cuestiones que se escapan de nuestras manos) si no que se observan los síntomas que tienes y se prueban algunas medidas durante 24 horas, y si sigue sin resolverse el cuadro, suelen recurrir al tratamiento con antibióticos.

El signo que más nos hace pensar en que realmente puedes estar padeciendo una mastitis, es esa fiebre, que es mayor que con cualquier otro problema que puedas tener relacionado con la lactancia. Así que, si estás en ese caso, acude a la matrona o al ginecólogo para que te guíen un poco.

¿Cuáles son los remedios para tratar la mastitis?

Contamos con algunos remedios que pueden ayudar a resolver la mastitis.

  • NO DEJAR LA LACTANCIA: esto es lo más importante que tenéis que saber. En una mastitis, no solo puede darse el pecho, sino que es el caso en el que más se debe seguir dando el pecho. Es posible que el bebé rechace el pecho afectado, ya que la leche está más salada porque hay mayor cantidad de sodio debido al proceso de la mastitis. Lo que puedes hacer es extraer la leche de ese pecho, aunque no se la des al bebé, para ayudar a vaciarlo, disminuir la inflamación y para que el pecho siga produciendo leche.

- Hojas crudas de col: Se coge la hoja de col, y machacas la zona de la raíz con el mortero, y te colocas la hoja tal y cómo queda

col y mastitissobre el pecho.  Te pones el sujetador y la dejas puesta hasta 

que se “cueza”, sí, es curioso, pero del propio calor que genera el pecho afectado, a veces la col se cuece. Cuando veas que está blandita la retiras y te pones otra nueva. La col tiene propiedades que desinflaman la zona.

- La compresa de infusión de tomillo (o de romero) es un remedio tradicional muy eficaz para la mastitis.

- Ponerse compresas de agua caliente antes de la toma, para facilitar la salida de la leche, y compresas frías entre tomas para aliviar la inflamación y el dolor.

- Masajear la zona afectada para facilitar la salida de la leche.

- Descansar mucho, ya que el síndrome gripal que genera la mastitis te pide descansar y es lo que mejor viene para ir recuperando fuerzas. A veces las mujeres dicen que se sienten tan débiles que no pueden ni coger al bebé en brazos.

- La Medicina Tradicional China aconseja, como norma, en casos de mastitis una dieta refrescante. Así, pues, zumos de frutas o verduras, y ensaladas serán muy convenientes. En cambio, grasas, picantes, café y alcohol deberían evitarse.

- En muchos casos las mastitis están generadas por una bacteria llamada estafilococo, por lo que en caso de necesitar tratamiento, no todos los antibióticos valen, así que es el médico el que debe prescribirte el que necesitas en tu caso.

 

 

avatar
Esta entrada fue publicada en Post Parto, Salud. Guarda el enlace permanente.