¡Me lo pido!

 

Estamos en vísperas de unas fechas tan señaladas como la Navidad. Toda la gente ya está como loca recorriendo las tiendas y los centros comerciales para hacer las compras navideñas. En todas partes resuenan los villancicos como hilo musical en los supermercados y en los altavoces de las calles de algunos municipios. Este ambiente tan animado y festivo invita al consumo.  Hay que comprar. Pero este año para muchas familias lamentablemente es época de apretarse el cinturón y controlar esos gastos si quieren llegar a fin de mes. El momento de  crisis económica que atraviesa el país ha hecho mella en más de cinco millones de personas que se han quedado sin empleo.  Por eso, este año especialmente, hay que valorar mucho la solidaridad. Este es un valor en alza en los tiempos que corren.

Sin embargo, los niños, ajenos a estos problemas viven con fervor, alegría y entusiasmo estos días previos a la celebración de la Navidad. Así,  cuando están viendo la televisión y llegan los anuncios publicitarios de juguetes exclaman con ilusión: “¡Me lo pido!”, a cada cosa que les llama la atención.

Ellos no entienden de crisis aunque creo que sí hay que hacerles ver que no se puede pedir tanto, para que después no se lleven un varapalo cuando en su hogar no encuentren todo lo que habían pedido, y que tiene que haber para todos los niños porque si se piden muchas cosas Papa Noel o los Reyes Magos no van a tener para todos.  Es momento de educar en valores como la generosidad, la comprensión, la conformidad… y que no prime tanto lo material en sus vidas ya que muchos niños con poco pueden tener mucho. Es momento de explicar el sentido de la Navidad, qué es, qué significa y qué se celebra, sobre todo en aquellas familias con creencias religiosas, para que estas fechas no sean un mero reclamo consumista.

En estos días cobra vital importancia la familia, los amigos, los seres queridos y allegados, disfrutar de la compañía de unos y otros, creando un clima favorable a la convivencia en armonía y a la diversión.

Los niños son los principales protagonistas estos días y ellos tienen que seguir manteniendo la ilusión desde su inocencia y tienen que seguir viviendo la Navidad como algo mágico, un momento del año muy especial, independientemente de la situación en la que estemos.

 

 

avatar

Acerca de Silvia

Periodista
Esta entrada fue publicada en Educación, Ocio. Guarda el enlace permanente.