Medela y sus sacaleches. Por qué los elegí

Hace un tiempo, hablando sobre sacaleches en este blog, prometí contar cuál había sido mi elección. Así que hoy comenzaré a hablar sobre Medela y sus extractores de leche hasta llegar a su modelo Swing, con el que he dado de comer a mi hija y he donado leche materna para el Banco de Leche Materna Aladina-MGU del Hospital 12 de octubre de Madrid. ¡Comencemos!

¿Por qué Medela?

Cuando mi hija nació, no tenía ni idea de sacaleches. Como es lógico, no se me había pasado por la cabeza que iba a necesitar tener uno. Pensaba que ella se agarraría bien al pecho y santas pascuas. De hecho he de decir que no es necesario adquirir un sacalaches durante el embarazo. Todo depende de lo que venga después. ;)

Como iba diciendo, los primeros días tras el parto fueron muy duros. Mi hija nació cinco semanas antes de lo previsto: fue prematura. Tardía, pero prematura. Y eso significó que mi pequeña no tenía fuerza para succionar, entre otras complicaciones (leves, pero que para una madre primeriza como yo eran un mundo). Tuvo que estar unos días en la Unidad de Neonatología, donde me enseñaron a extraerme leche para suplementarle lo que ella podía mamar, gracias un sacaleches de uso hospitalario y domiciliario (se puede alquilar en algunas farmacias): el Symphony de Medela.

Sacaleches Symphony de Medela

¿Qué decir de este sacaleches? Es, simplemente, estupendo. Tanto, que cuando nos dieron el alta y llegamos a casa, tras probar otro extractor de Medela y ver que a mí no me daba los resultados esperados, decidimos alquilarlo en una farmacia de la zona que nos habían recomendado en el hospital. Y estuvo con nosotros durante un mes, el tiempo que tuvimos que dar un suplemento de leche a nuestra hija. Es más: con él fui elaborando mi propio banco de leche materna, que congelé, para cuando tuviera que reincorporarme al trabajo.

Su secreto es que se trata de un sacaleches de dos fases, que imita la succión que realiza el el bebé al mamar. Todo eso unido a su potencia hacía que mi leche fluyera bien. ¡Yuhu!

El Mini Electric de Medela

Como os decía, antes de decidir alquilar el Symphony, un familiar me dejó probar su sacaleches. Sí, puedes usar el sacaleches de otra persona, siempre y cuando laves y esterilices las partes que van en contacto con el pecho, para prevenir infecciones.

Ella me dejó el Mini Electric, también de Medela. Pero, como os decía, el resultado no fue el esperado. Este sacaleches no me extraía ni una gota de leche, además de hacer un ruido un tanto fuerte. ;)

Sacaleches Mini Electric de Medela

Como ya os he contado, el sacaleches es algo muy personal: el que me va bien a mí puede que a ti no te sirva, y viceversa. Quizá el tamaño del embudo no fuera el adecuado para mi pecho, quién sabe. Aún no tenía mucha experiencia en estos temas ;) Afortunadamente pudimos alquilar el Symphony y continuar con el viaje de la lactancia.

Sí, se puede decir que conocí a Medela por casualidad. Pero no fue casualidad que me quedara con ella y la recomendara a todas aquellas mamás amigas que me pedían mi opinión sobre el tema. Mañana os contaré por qué. ;)

Si te ha gustado el post, ¿por qué no compartirlo en tus redes sociales? ;)

Diario de una mami

 

 

 

avatar

Acerca de Diario de una mami

diariodeunamami.com
Esta entrada fue publicada en Lactancia y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.