Método Kassing, ¿cómo llevarlo a cabo con éxito?

Tras explicaros anteriormente, en otro artículo, el objetivo de este el método kassing  y lo eficaz que puede llegar a ser para reenganchar al pequeño en la lactancia materna o para reproducir este gesto cuando por, diferentes circunstancias, no sea posible, paso a profundizar en cómo llevar a cabo este método.

En cuanto a la posición de tu pequeño, tendrás que colocarlo incorporado, prácticamente sentado, olvidemos la típica postura de dar el pecho recostado, ya que, aunque parece lo mejor para que el bebé no se desoriente y sepa que no es el pecho de su mamá, lo cierto es que no es, en absoluto recomendable.

método kassing, bebes

En cuanto a la tetina con la que le daremos la leche también es importante que tenga o cumpla una serie de requisitos. En primer lugar tiene que ser blandita, para que no note la diferencia con el pezón de su mamá, además de tener una forma redondeada y ser larga. Lo cierto es que estas características buscan que la tetina se asemeje todo lo posible al pecho de la mamá. Y es que, encontrarás tetinas en el mercado que no se parecen en nada.

El hecho de que la tetina sea más larga de lo corriente en los biberones es quizás la característica más llamativa, aunque la explicación es clara. Lo ideal es que logre llegar al punto en que se unen el paladar duro y el blando, ya que esto sucede cuando el pequeño se alimenta del pecho materno. En cifras podemos decir que debería medir en torno a 18 milímetros o 2 centímetros.

método kassing para bebés método kassing y los bebés

Una vez que hemos fijado la postura y la importancia de la tetina para que el pequeño no encuentre excesiva diferencia, ahora pasamos a otros detalles del método Kassing.

Y es que, no sólo hay que pensar en estos detalles, sino también reproducir algunos gestos que acompañan a la lactancia materna. De este modo, tocaremos sus mofletitos, su carita y su boca, para incitarle a que tome el biberón. También debemos ser conscientes de que no debemos suprimir el esfuerzo que él debe hacer, de intentar succionar la leche, de ahí que esté sentado para que no se limite a recibirla sin más. Además, seguiremos estimulándole, tocando su carita e incluso es un buen truco sacarle varias veces la tetina, para que no se acostumbre al biberón, ya que lo cierto es que implica una lactancia más pasiva.

 

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Maria José

Periodista y Blogger
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.