Mi hijo parece un peluche cuando esta durmiendo

Recuerdo cuando mi hijo tenía apenas un par de meses o tres. Prácticamente nunca nos ha dado “malas noches” aunque, como es lógico, se despertaba para sus tomas, que engullía como un reloj, con puntualidad casi británica.

mi hijo parece un peluche

Ahora, muchos meses después, con un año y medio a punto de cumplir (¡cómo pasa el tiempo, madre mía!) han cambiado muchas cosas. Para empezar, ahora problemas como constipados, con sus toses y sus mocos, son motivos suficientes para que el niño se despierte y se revolucione, llore, se cabree, proteste y reclame atención. Y allí estamos nosotros, por supuesto para consolar a mi hijo.

El caso es que estas ocasiones, lejos de ser sólo un fastidio porque cortan el sueño propio, se han convertido para mí en una ocasión única de disfrutar de mi hijo.

Y la gran diferencia radica en que ahora él ya tiene la conciencia suficiente, la voluntad, la personalidad, si se quiere, para tratar de dirigir un poco la situación, no como antes.

Y me explico. Cuando era muy pequeño, le cogías en brazos (cabía entero en un antebrazo…) y según caía así se quedaba. Ahora es él el que busca la posición, la postura ideal para él.

mi hijo duerme como un peluche

Lo primero que hace es ponerse con las piernas tipo “monito” alrededor de mi cintura. Echa los brazos a cada lado del cuello y entonces empieza a comprobar cómo de cómodo está con la cabeza sobre un lado de mi pecho o sobre mi otro lado.

Se mueve mucho, hay que reconocerlo, es exigente a la hora de buscar su sitio. Pero cuando lo encuentra, ¡¡¡¡ay cuando lo encuentra!!! Es entonces cuando parece un peluche enteramente.

Es como tener un muñequito sobre el pecho. Su respiración se tranquiliza, se recuesta confiado, aprieta un poco los bracitos alrededor de mi cuello. Y su tranquilidad crece con la misma rapidez que mi autoestima.

mi hijo duerme como un peluche

Es en esos momentos en los que siento una paz infinita, con mi hijo en los brazos, velando por su sueño. Es en esos momentos en los que me siento feliz y orgulloso de ser padre. Con mi peluche…

 
Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Bebés, Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.