Mi hijo se destapa

Es invierno, hace frío y por la noche hay que dormir tapados y calentitos. Eso lo podemos hacer los adultos, cuando dormimos si notamos que tenemos frío cogemos de la manta y tiramos de ella para taparnos. Pero ¿qué pasa con los niños? Generalmente tienden a destaparse porque les molesta la sábana, la colcha, el edredón o lo que sea y, al final, duermen destapados. Cuando son bebés no se mueven y pueden permanecer en la posición en la que se les acostó. Según van cumpliendo meses tienden a moverse más y más, y a partir del cuarto mes (esto varía según cada niño) ya patalean tanto que se destapan, algunos sin querer y otros con el claro propósito de deshacerse de esa tela que tienen encima y que les está molestando.

Esto suele generar una gran inquietud a los padres, que no concilian el sueño pensando en que hace frío, su hijo se destapa y se puede constipar, cosa que sucede muy a menudo y que es del todo probable. Así, se levantan una y otra vez a taparle o a comprobar que no se ha destapado, lo que repercute negativamente en el descanso del progenitor.

Para evitar esa preocupación innecesaria existe una prenda muy cómoda y confortable que a mí me ayudó mucho a dormir del tirón, sin interrupciones y tranquilamente pensando que la niña iba a estar bien abrigadita: ¡el saco! Es una gran solución si los niños lo aceptan y se adaptan a él. Suelen ser muy anchos para que tengan movilidad en su interior y no se sientan aprisionados. Los hay de muchos tamaños y diseños, de un tejido u otro, de invierno, de verano, con mangas o sin mangas… una gran variedad para ir adaptándose a cada época del año.

 

Pero si el niño o niña en cuestión no consigue adaptarse y no lo quiere, siempre quedarán los remedios caseros.  Una amiga me confesó que para que sus hijos pudieran dormir bien, y tapados y calentitos, y que ella pudiera descansar sin esta preocupación, les compró una bata porque está abierta por los pies, la cosió y le cortó las mangas porque era algo que también les molestaba. Y así sí dormían sin queja. 

Sea como sea lo importante es el descanso y que tanto niños como adultos podamos dormir bien, cómodos y, en invierno, tapados y calentitos.

avatar

Acerca de Silvia

Periodista
Esta entrada fue publicada en Bebés, Compras. Guarda el enlace permanente.