Mi niño no me come

“ Mi niño no me come ” es el título de uno de los libros del pediatra Carlos González donde nos conciencia de la realidad en cuanto a la alimentación de nuestros y nuestras bebés y cuanto a la obsesión de algunas personas porque coman determinadas cantidades.Mininonomecome

Una de las metáforas  que encontramos en  Mi Niño no me Come,  y que siempre recuerdo es la que hace con el tamaño de un plátano. Carlos explica que si comparamos el tamaño de un plátano con el brazo del bebé es casi el mismo, con lo cual, triturado o no es como si nosotros nos comiéramos un plátano del tamaño de nuestro brazo.

Además explica que en las famosas papillas de frutas los pediatras suelen recomendar añadir una galleta o cereal, un trozo de manzana o zumo de naranja, etc. haciendo una mezcla que contiene como mínimo dos piezas de fruta “gigantes” si lo comparamos con el tamaño del cuerpo del bebé.

alimentacion infantil

El estómago de un bebé es del tamaño de una nuez al nacer y va creciendo paulatinamente con lo cual cuando a un bebé de 8 o 9 meses le hacemos comer un plato de puré de tamaño adulto más un postre, posiblemente estemos acelerando el crecimiento de su estómago y forzando sus capacidades de asimilación.

El bebé necesita únicamente leche hasta los seis meses aproximadamente, de ahí la recomendación de la OMS de ofrecer lactancia materna exclusiva hasta esa edad. A partir de los 6 meses empieza la alimentación COMPLEMENTARIA, que nunca debe substituir a la leche, sea materna o de fórmula, ya que se trata de una comer niñoadaptación que llegará hasta los dos años aproximadamente. Además alrededor de los doce meses el bebé disminuye la velocidad de crecimiento y necesita comer mucho menos.

Y volviendo a sentar las bases para ponerle lógica a este mundo en el que vivimos…¿para qué comemos? Mi abuelo, que comía más bien poco, decía que comíamos para vivir, no vivíamos para comer.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Carmen

Mamá, Blogera, Redactora
Esta entrada fue publicada en Alimentación y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.