Los miedos de una madre: caerse para aprender a levantarse

Te conviertes en madre y en ese preciso momento sientes que estarías dispuesta a dar la vida, tu propia vida, por la de tu hijo. De hecho este amor en estado puro comienza cuarenta semanas antes, cuando eres consciente de que albergas una vida en tu interior.

Por eso, nos duele en el alma todo lo que les pase a nuestros pequeños. Una caída, una enfermedad, una pelea en el parque porque no le ceden el turno en el columpio, la vemos como la más cruel de las injusticias.

Miedos de una madre

El deseo de una madre

Si pudiéramos pedir un deseo, uno tan solo, sería que ellos dejaran de sufrir, que no sintieran en sus carnes el dolor, los desengaños, las frustraciones. Que todo eso lo sintiéramos nosotras, las madres.

Pero, desgraciadamente, en ocasiones los deseos no se cumplen. Y debemos admitir que caerse forma parte de la vida. Por mucho que nos duela, por mucho que se nos parta el alma, no podemos evitarlo, no debemos impedirlo siempre. Deben caerse para aprender a levantarse, como lo hemos hecho nosotras tantas veces. Es el destino de una madre.

Aceptemos nuestras imperfecciones

A veces sucede, sin que podamos remediarlo. No podemos tenerlo todo controlado al cien por cien. Debemos aceptar que no somos seres perfectos, sino tan solo madres. Madres que se cansan, que se despistan, que chillan, que gritan, que se enfadan, que tienen un límite. Pero que siempre, siempre, estarán ahí para ayudar a su hijo a levantarse.

Y desterremos el sentimiento de culpa

El peor sentimiento de una madre es el de culpa. Pensar que tú, su madre, eres la culpable del daño que esté sufriendo tu hijo, es algo horrible. En ocasiones no hay culpables, no intentemos buscarlos. Lo que hay son accidentes, sucesos fortuitos que nunca podremos evitar. Porque, aceptémoslo, deben caerse para aprender a levantarse. Aunque duela.

Si te ha gustado el post, ¿por qué no compartirlo en tus redes sociales? ;)

Diario de una mami

 

 

 

avatar

Acerca de Diario de una mami

diariodeunamami.com
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.