¡Mocos! Mantengámoslos a raya en las vías altas

Da igual si tu hijo va a la guardería, se queda en casa o le cuidan sus abuelos. Con la bajada de temperaturas que acompaña al mes de septiembre llegan ellos, los mocos. Y se quedarán todo el invierno. De hecho, las narices no volverán a ver la luz al final del túnel hasta la próxima primavera. Palabrita de madre. ;)

Mocos en niños

Mocos por doquier. ¿Qué hacer?

Ante la llegada de los mocos, lo mejor es bajar a la farmacia y comprar un cargamento de suero fisiológico, ya sea en monodosis, en una botella grande o el famoso Rhinomer. También te será útil disponer de un par de aspiradores nasales o, como yo los llamo, sacamocos. ;) Cuando están sumamente congestionados les alivia mucho lavarles primeramente con suero y después eliminar los restos de mucosidad con estos últimos. Eso sí, leí una vez en algún lugar (no me preguntéis dónde), que tampoco conviene estar todo el día aspira que te aspira, no vaya a ser que les dañemos el tímpano. Supongo que, sobre todo, habrá que tener más cuidado con los bebés de pocas semanas o meses.

Añade a la lista de la compra también pañuelos de papel a mansalva. Es increíble la cantidad de ellos que llevamos gastados en tan solo dos años de vida (y mocos) de mi hija. A este paso nos cargamos el Amazonas… ;)

¿Cuándo acudir al médico a causa de los mocos?

En la mayoría de los casos el pediatra nos dirá que se trata de una infección de las vías altas respiratorias, es decir, un resfriado común que se pasa solo, tal y como vino, en una semana o diez días aproximadamente.

No obstante, nos hará volver si escuchamos pitidos en el pecho del niño, observamos que respira con dificultad, tiene fiebre de más de tres días, le notamos demasiado apático o deja de comer totalmente. Ante cualquiera de estos síntomas debemos llevarle rápidamente para que le vea un médico, ya que puede tratarse de una infección.

¿Es recomendable administrar a los niños algún medicamento?

Los resfriados se curan solos. Si el pediatra así lo considera, puede recomendar algún medicamento para aliviar los síntomas (tos, fiebre, mucosidad…), pero en ocasiones ciertos componentes pueden provocar efectos adversos en un niño. Así que, siempre, siempre, confiemos en los médicos.

¿Tienes ya preparado tu kit básico para luchar contra los mocos? ;)

Si te ha gustado el post, ¿por qué no compartirlo en tus redes sociales? ;)

Diario de una mami

avatar

Acerca de Diario de una mami

diariodeunamami.com
Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.