Molestias Comunes En El Embarazo 2

Náuseas y vómitos: Ya hemos hablado en otros post sobre las náuseas y vómitos, pero voy a comentar algo añadido a la hora de los viajes de coche o autobús, que pueden generar más náuseas a la embarazada. En estos casos podemos usar a acupresión, aplicando presión durante 5 minutos cada 4 horas mientras estas despierta, o bien puedes llevar Sea-Bands, pulseras elásticas con un botón localizado sobre el punto P6.

La pulsera anti mareo es una muñequera que actua al ejercer presión constante en el punto de acupresión Nei-Kuan de cada muñeca.

Estreñimiento y hemorroides:

En el embarazo, debido a la hormona Progesterona, se produce un enlentecimiento del tránsito intestinal, además conforme avanza el embarazo, el peso del útero sobre el aparato digestivo, hace que se dificulte el ir al baño. Por otro lado puedes tener añadida la toma de hierro porque tengas anemia en el embarazo, y el hierro puede hacer que aumente el estreñimiento y las heces sean más duras. Como consejos para ello, antes de usar laxantes, os puedo decir que viene bien: beber mucha agua, ya que estimula el tránsito y facilita la movilidad de las heces. Parece ayudar mucho, beber un vaso de agua templada/caliente al levantarse por la mañana. Por otro lado, hacer ejercicio diario, aunque sea dar largos paseos, pero moverse es esencial para ir bien al baño. Comer fruta en ayunas (un kiwi o una ciruela son los que suelen dar mejor resultados) y entre horas, y mucha fibra en la dieta, de manera general (cereales, verduras, salvado de avena, etc.).En caso de tener que acudir a los laxantes, coméntalo con el médico antes, están contraindicados los laxantes que contienen aceite de ricino, aceites minerales orales (parafina) y los laxantes salinos. Las hemorroides van ligadas al estreñimiento en muchos casos, pero se pueden ver agravadas por el estado de embarazo, ya que las hemorroides son dilataciones de las venas de la zona del ano, y estas pueden empeorar por el aumento de presión debido al peso del útero, y el aumento de volumen de sangre en la mujer embarazada. Pueden picar, doler, o incluso sangrar, y pueden llegar a ser muy molestas, por ello hay que tomar algunas medidas para prevenir que empeoren: ponerse hielo (envuelto con un trapo o algo similar) sobre la zona, para que se desinflame, baños de agua tibia en el bidet, limpiarte con toallitas húmedas en vez de con papel higiénico, para evitar raspar la zona e irritarla más, aplicar cremas de aloe vera sobre la zona varias veces al día. En caso de que aún así no se alivien, consulta con el médico para el uso de alguna pomada específica.

Aumento de flujo vaginal: durante el embarazo el Ph de la vagina se vuelve más ácido, y debido al cambio hormonal, se produce una mayor cantidad de flujo, además de mayor lubricación.

 

avatar
Esta entrada fue publicada en Embarazo, Salud. Guarda el enlace permanente.