Molestias típicas y atípicas del embarazo (II)

Ayer comenzamos a hablar de esas molestias que suelen acompañar, o no, al embarazo. No todas las sufrimos todas, ni en el mismo trimestre. Ya se sabe: cada embarazo es un mundo.

Hoy quiero proseguir con el listado de dolorcillos e incomodidades que experimentamos las mujeres embarazadas. Así, que, sin más dilación…, ¡vamos allá!

Molestias del embarazo

Los tobillos hinchados

Los tobillos de algunas embarazadas llegan a adquirir las proporciones de los muslos de Falete, con todos mis respetos a ambos. ;) ¿Solución? Pies en alto, duchas de agua fría y no sé qué más porque los míos no ensancharon nada, por mucho que me decían eso de: “Pues verás cuando se te hinchen, lo mal que lo vas a pasar”. ¡Gracias por los ánimos!

El ardor de estómago durante el embarazo

A medida que el bebé va aumentando su tamaño, no es de extrañar que presione los órganos colindantes y comiencen los ardores durante el embarazo. Al menos eso me contaba mi madre, porque creo que no he sentido un ardor en mi vida. De hecho, no sé cómo son.

El dolor punzante debajo de las costillas

Una tarde me acerqué corriendo a ver a mi matrona. Sentía un dolor punzante debajo de las costillas de la parte izquierda de mi cuerpo. Ella mi tranquilizó y me dio una explicación de lo más convincente: en ocasiones el útero, cuando se agranda, se desvía un poco hacia un lado o el otro, presionando un nervio que tenemos debajo de las costillas. Increíble, ¿verdad? Si a ti también te pasa, estírate hacia arriba, colgando si puedes los brazos en algún perchero o similar. Así el dolor disminuye.

La presión en el pubis al caminar

¿Y qué me decís de esa presión en el pubis que ejerce el bebé? A ratos resulta imposible hasta caminar, y lo mejor que puedes hacer es buscar un lugar cómodo para sentarte hasta que te sientas más aliviada. ¡Estos bebés!

Los picores

Nuestra piel se vuelve mucho más sensible durante el embarazo. De ahí que muchas mujeres experimenten urticarias o dermatitis que, en ocasiones, necesitan de la aplicación de algún medicamento (siempre con el consentimiento del médico).

La rinitis del embarazo

¡Aaaachís! ¡Aaaachís! Esto…, ¡aaaachís! Si estás embarazada y no puedes dejar de estornudar, además de experimentar un continuo picor de ojos, quizá estés pasando por la llamada rinitis del embarazo: es como tener alergia al polen pero con la ventaja de que desaparece una vez el bebé ha nacido. ;)

Y tú, ¿cómo llevaste el embarazo? ¿Tuviste alguna otra molestia asociada a tus cuarenta semanas de gestación?

Si te ha gustado el post, ¿por qué no compartirlo en tus redes sociales? ;)

Diario de una mami

avatar

Acerca de Diario de una mami

diariodeunamami.com
Esta entrada fue publicada en Embarazo y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.