Morder, pegar, tirar del pelo…¿como reaccionar antes esas conductas?

week44Morder, pegar, tirar del pelo, arañar… son verbos que si bien aún no sabe pronunciar, mi hijo sabe ejecutar perfectamente. Ha cumplido ya el año y medio y vemos en él en ocasiones que utiliza estos “recursos”.

En primer lugar, como hago siempre, me he ido a buscar información.

Resulta que estas conductas de morder, pegar etc.. son habituales entre los dieciocho meses y los cuatro años.

Se deben a la limitación que manifiestan los pequeños en sus facetas de comunicación ya que no hablan correctamente y, en momentos en que las cosas no salen como ellos quieren, sienten frustración, rabia o celos (imaginad, por ejemplo, que sus padres hacen algo de caso a otro niño), su forma de “expresarse” es mediante este tipo de agresión

Mi hijo suele soltar unas bofetadas con la mano abierta que para qué… y también tira de lo clásico: arañazos y tirones de pelo. Aunque de esto último yo estoy exento. De algo tenía que servirme la calvicie. Lo que más me sorprende de esas veces en las que “se le va la mano” es la cara tan seria que pone (de auténtico jugador de póquer).

morder, pegar normal en niños pequeños

Nosotros solemos reaccionar siempre de la misma forma que, por lo que he leído, es la correcta.

Le pedimos que nos mire directamente y con cara muy seria y el tono firme pero sin gritar ni exaltarse, le decimos que está mal lo que acaba de hacer, por qué está mal y que no debe volver a hacerlo. También le pedimos que le pida perdón a quien ha agredido (en estos casos él suele poner rápidamente los labios listos para soltar un beso) Si persiste, le mandamos a la “cuna de pensar” donde le dejamos solo para que recapacite.

Es muy importante que haya constancia y homogeneidad en los mensajes lanzados por los padres, por los dos, para que el niño no tenga dudas sobre lo que está mal o bien.

morder y pegar Por supuesto, jamás responder a una agresión suya con un cachete o cualquier otra agresión ya que estaríamos dándole mensajes contradictorios.

Si estos comportamientos del niño son esporádicos no hay que preocuparse, entran dentro de lo normal. Sólo en el caso de que se repitan muy a menudo habría que consultar con un especialista.

 

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.