NÁUSEAS Y VÓMITOS EN EL EMBARAZO (primera parte)

 

Es conocido para todas que la nausea es un síntoma bastante común durante el embarazo, que puede afectar al 50-90% de las gestantes, llegando incluso a los vómitos repetidos en un 25-35% de los casos. Estos se producen normalmente por las mañanas  y suelen aparecer en etapas muy precoces de la gestación, incluso poco después de la primera falta de la menstruación, persistiendo habitualmente hasta la 12ª o 13ª semana. Aunque a veces pueden permanecer hasta la 20 semanas de gestación o incluso perdurar todo el embarazo (esto ocurre en raras ocasiones).

 

Hay algunos factores de riesgo que hacen que sean más frecuentes los vómitos como son: la obesidad, el ser fumadora, la raza negra, que sea el primer embarazo, o que el bebé sea de sexo femenino.

 

¿POR QUÉ OCURREN LAS NAUSEAS Y LOS VÓMITOS?

No se sabe la causa exacta de la aparición de nauseas y vómitos, es más un cúmulo de cambios que suceden en el cuerpo de la embarazada y provocan estos molestos síntomas.

 

Una de las principales causantes es la hormona Gonadotropina Coriónica Humana (HCG) que es una de las hormonas que se encarga de mantener el embarazo y al inicio de este está muy aumentada, por ello los vómitos son más frecuentes en el primer trimestre de gestación. Al igual que son más comunes en embarazadas de gemelos o trillizos por contar en su  organismo con mayor cantidad de esta hormona. Por otro lado, la progesterona, que es otra de las hormonas presentes en la gestación, hace que se relaje el esfínter esofágico (que es el que hace que la comida que hay en el estómago no vuelva hacia el esófago y puedas vomitarla) y junto al enlentecimiento que se produce a la hora de hacer las digestiones, se facilitan los vómitos.

 

Hay bacterias como el Helicobacter Pylori que  aparecen presentes en el estómago en un alto porcentaje de las mujeres con vómitos intensos.

 

También hay factores psicológicos que pueden intervenir, al igual que las situaciones de estrés. El aumento de la sensibilidad en el sentido del olfato hace que sea más fácil que un olor que antes nos parecía agradable, ahora ocasione sensación de asco o nausea durante el embarazo.

 

La hipoglucemia que se produce por la mañana en la embarazada al levantarse y llevar horas sin comer, puede ser también otra de las causas que hagan que sean más comunes los vómitos, sobre todo por las mañanas.

 

Según otras teorías las náuseas están asociadas a un antiguo mecanismo de defensa de nuestro cuerpo para protegerse de la ingesta de venenos. Y también se ha pensado que pueda tratarse del rechazo del cuerpo de la embarazada al propio embrión, aunque estas teorías no tienen ninguna base científica.


avatar
Esta entrada fue publicada en Embarazo, Salud. Guarda el enlace permanente.