Niños ordenados, ¿Cómo conseguirlo?

Es labor de los padres enseñarles a sus hijos numerosos valores, educarles para que aprendan cuestiones importantes que les serán útiles a lo largo de su vida, no sólo cuando sean pequeños. Sin duda, aprender a ser niños ordenados es una de ellas.

niños ordenados

Debéis pensar en que es fundamental que el niño aprenda estos hábitos de conducta desde que es muy pequeño, ya que luego será más complicado que los asimile. De hecho, muchos padres se quejan, por ejemplo, de que sus hijos adolescentes tienen su habitación muy desordenada, que lo dejan todo tirado y que son ellos los que tienen que recoger y meter cada cosa en su cajón o colocar en el estante. En esta queja, estos padres ya demuestran varios errores que han cometido. En primer lugar, no hacerles entender desde pequeños la importancia del orden y de que sus cosas estén colocadas bien, en su sitio, y por otro lado, caer en la equivocación de recogerlos ellos, ya que así, les están liberando de esta responsabilidad y siguen sin entender que ese es su deber.

niños ordenados

De este modo, aunque los pequeños al principio rechisten o remoloneen a la hora de ordenar sus cosas, es importante seguir una serie de pautas para que poco a poco lo hagan como parte de su rutina y de la normalidad.

En primer lugar, es fundamental que vosotros, papás y mamás, también tengáis ordenadas vuestras cosas, la habitación… así como que exista un orden en la casa. Es decir, si el pequeño observa que en la cocina cada utensilio está en su lugar o cada alimento, así como en el cuarto de baño, entenderá la importancia de que cada cosa esté en su lugar y lo aplicará a la hora de estar en su habitación o de ordenar sus cosas, por ejemplo, sus juguetes o libros.

Aun así, los padres debéis entender que los pequeños no nacen sabiendo ordenar, por lo que, al principio será fundamental que les enseñéis a ser unos niños ordenados. Por ejemplo, cuando los niños juegan suelen sacar todos sus muñecos, peluches… y cuando acaban, toda la habitación está patas arriba. No hay problema, será entonces cuando deberás sentarte junto a tu pequeño y explicarle que ahora deberá guardar cada cosa en su lugar y tú le ayudarás a hacerlo, indicando el lugar de cada cosa y cómo debe colocarlo. Una vez esté todo recogido, será importante que el niño sienta la satisfacción del trabajo bien hecho y, aunque no debéis premiarlo, ya que es su responsabilidad, sí es conveniente decirle que lo ha hecho muy bien y que así debe hacerlo todos los días.

Asimismo, niños ordenadoso con lo que llevará dentro cada cajón. Es decir, para la caja de los cochecitos, haremos un dibujo de un coche, para la de los peluches, un osito… De este modo, además de aprender dónde va cada cosa, participará en la propia organización de su habitación.

Por otro lado, cuando comience a aprender estas tareas puede ser divertido que le animéis a cantar canciones relacionadas con el orden o que, por ejemplo, le propongas juegos.

Os reproduzco un ejemplo:

Papá o mamá: Veo, Veo

Pequeño: ¿qué ves?

Papá o mamá: Una cosita

Pequeño: ¿y qué cosita es?

Papá o mamá: Empieza por la letra… A y acaba por la letra… R.

El pequeño se pondrá a buscar el objeto y cuando lo encuentre, será entonces cuando tenga que guardarlo en el lugar indicado. Divertido y a la vez eficaz, ¿no creéis?

Si os ha gustado este post, no dudéis en compartirlo en Facebook :)

avatar

Acerca de Maria José

Periodista y Blogger
Esta entrada fue publicada en Educación y etiquetada . Guarda el enlace permanente.