Nuestro hijo ha tenido celulitis orbitaria

Hace unos tres días, observamos que nuestro hijo tenía un ojo muy irritado, como con un gran derrame, todo colorado por dentro.

nuestro hijo tiene celulitis

Lo primero que pensamos fue que tenía conjuntivitis, con esa tendencia que tenemos los padres (y los adultos en general) de “demostrar” lo que sabemos de temas médicos cuando hemos pasado por situaciones similares (o que creemos similares) en momentos anteriores. Y es que nuestro hijo ya ha tenido conjuntivitis en varias ocasiones porque, qué le vamos a hacer, se restriega los ojos con mucha frecuencia después de estar manipulando tierra, por ejemplo.

Nuestra sorpresa llegó cuando el pediatra nos dijo el otro día que nuestro hijo no tiene conjuntivitis sino celulitis orbitaria.

Esta enfermedad (o afección) consiste en una infección aguda (y, por tanto, que hay que tratar de inmediato para evitar males mayores) de los tejidos que están rodeando al ojo, es decir, párpados, cejas y mejilla.

nene con gorrito

La produce por lo general la bacteria Haemophilus influenzae. Y digo “en general” porque también la pueden causar bacterias propias de otras infecciones como el Streptococcus pneumoniae.

nuestro hijo tienen celulitis periorbitaria

Aparte de la rojez que tiene mi hijo, los síntomas de esta infección son inflamación de la zona (párpados, cejas, mejilla…), ojos saltones, posible fiebre y, lo que más puede molestar al bebé, dolor ocular, especialmente cada vez que se mueve el ojo.

Buscando información sobre esta enfermedad y a la vista de lo que nos ha mandado el pediatra (unas gotas de antibióticas y una pomada para el párpado) hemos debido pillar la infección en un estadio bastante joven porque se suele producir ingreso hospitalario y, en ocasiones, intervenciones de cirugía para drenar o aliviar la presión producida en la zona.

Decíamos que es una afección cuyas complicaciones pueden ser importantes ya que se pueden dar casos de trombosis del seno cavernoso, meningitis o incluso pérdida de la visión en el ojo afectado por un daño sensible sobre el nervio óptico.

 
Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.