Nuestro hijo se ha echado una mejor amiga

Nuestro hijo, que está a punto de cumplir catorce meses, se ha echado una mejor amiga. Se llama Clara y son los dos mayores de su clase. Se llevan una diferencia de edad insalvable para el mantenimiento de cualquier relación, unos quince días.

nuestro hijo se ha echado una amiga

Hoy, cuando mi mujer le ha ido a buscar a la guardería, estaba Clara con su madre. Mi mujer veía que la niña le echaba los brazos a nuestro hijo y él también a ella. Se miraban con cara de póquer, con la seriedad que sólo los bebés son capaces de plasmar en el rostro.

Pero se buscaban..

nuestro hijo hace amigos La profe de nuestro hijo  le ha dicho a mi mujer que están todo el día buscándose mutuamente. Aunque llevan una relación curiosa de amor-odio. Tan pronto se abrazan como se empujan, se buscan como que se van cada uno para su lado.Yo me preguntaba desde cuándo es posible que un bebé puede empezar a hacer amigos.

La respuesta que he encontrado coincide con nuestra experiencia ya que parece ser que, en torno al año, los niños, aunque aceptan a los demás, siguen muy ligados a sus padres, especialmente a su madre, llegando a protagonizar escenas de verdadera histeria si la madre le “abandona” en el suelo o en brazos de otra persona.

nuestro hijo haciendo amigos Sin embargo, pasados los trece meses, se ve que los bebés superan ese síndrome de la separación de la madre y, si bien no dejan de quererla como su tesoro más preciado (eso no cambia nunca, tranquilas…) comienzan a valorar algo más su independencia. En el caso de nuestro hijo, coincide también con su mayor movilidad, su capacidad de andar. Ya lo hace con muchísima decisión y casi sin caerse y eso le debe dar la seguridad necesaria  para seguir investigando mundo.Y dentro de ese nuevo mundo que investigar están esos seres pequeños como él, que apenas hablan, como él, y que parecen tener las mismas curiosidades y necesidades que él.

La afinidad es natural y esa búsqueda constante que lleva a cabo nuestro hijo con su nueva mejor amiga forma parte de la evolución lógica como ser humano en ciernes.

Eso sí, tendré que ir conociendo a sus padres…
 
Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.