Nuestro hijo y sus muestras de cariño con nosotros

Nuestro hijo, con sus diez meses de vida, ha comenzado a hacer algo que se parece mucho a dar un beso. Primero, lo hace siempre que se lo decimos, lo que parece indicar que lo entiende y, segundo, abre la boquita ya la pega a la mejilla del que le pide el beso. Es más, un día le preguntó su madre que cuánto le quería y él la contestó con el mismo acto del beso (beso-baba le llamo yo, por razones obvias).

nuestro hijo y el cariño nuestro hijo y los gestos de cariño

No creo que sea casualidad que nuestro hijo no sólo atienda a la petición de un beso sino que lo relacione con el hecho de querer a alguien. Estamos, seguro, ante las primeras señales de afecto real de nuestro hijo.

Aunque lo que son muestras sociales las comienzan a poner en práctica mucho antes, con muy pocos meses. Como con casi todo, tal y como hemos dicho en más de una ocasión, vuestros hijos hacen las cosas por imitación por lo que, si queréis que vuestro hijo tenga muestras de cariño con vosotros, es fundamental que prediquéis con el ejemplo y le colméis de detalles de afecto.

nuestro hijo y gestos de cariño

Antes de este simulacro de beso ya nos había dedicado sonrisas (cada vez que llego yo a casa del trabajo y me esperan mi mujer con mi hijo en brazos, nos intercambiamos una amplia sonrisa), nos había echado los brazos un sinfín de veces, nos había querido “mapear” la cara con las manos o se había recostado sobre nuestro pecho cuando estaba cansado. Todos estos son también signos de cariño, son señales que nos indican que nuestro hijo está a gusto con nosotros, y que quiere que estemos con él, que no le gusta que estemos alejados, que nos necesita.

Y como ve que las cosas que hace producen reacción positiva en nosotros (nos reímos cuando él se ríe o cuando aplaude o cuando consigue alguna cosa que antes no lograba hacer), se refuerza el mensaje en su cabecita y si nos acostumbramos a reaccionar de ese modo, conseguiremos que las muestras de cariño de nuestro bebé sean cada vez más numerosas.

muestras de cariño y nuestro hijo

Eso sí, por muy numerosas que sean no podrán cansarnos jamás. Porque, ¿hay algo mejor que escuchar la risa de tu hijo o que te demuestre que quiere estar contigo echándote los brazos o que te deje la cara llena de baba en su intento de beso? Ya os lo digo yo, no lo hay.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.