Nuestro pequeño ya reparte cariño… e indiferencia también

Con sus diecisiete meses recién cumplidos, nuestro pequeño sabe perfectamente quien es cada uno de nosotros. Y no me refiero sólo a que sabe señalarnos cuando alguien le va nombrando, uno a uno, a todos los de su entorno más habitual y cercano.

nuestro pequeño ya reparte cariño

Me refiero a que en todo momento tiene muy claro con quién está mejor y en qué momento lo está y actúa en consecuencia. Porque si algo sabe ya con esta edad es a filtrar y quedarse en cada instante con lo que le interesa. Porque si de algo se da cuenta uno con un hijo con estos meses es que van un poco a lo suyo. No me atrevería a llamarlo egoísmo, creo que eso es más aplicable a los adultos, pero sí cierto grado de preponderancia de su propia satisfacción.

Me explico. En casi todo momento, se pirra por su madre, eso está claro. La echa los brazos, se desgañita si no consigue estar con ella, se retuerce, patalea y sólo se le pasa en sus brazos. Una vez allí, se le pasa todo como por arte de magia y, en compensación, la abraza y la besa como si le hubiese proporcionado lo más valioso del mundo (en realidad, es así pues le da su protección y su cariño, que es cuanto el niño necesita emocionalmente).

nuestro pequeño y sus relaciones

En ocasiones, cuando nuestro pequeño quiere jugar, me busca a mí. Y si me tiro al suelo él me sigue el juego, se ríe y también me dedica algún que otro abrazo. Con su abuelo, mi suegro, sabe que puede conseguir lo que los demás solemos negarle. Así que, casi siempre, es su “comodín”. También le echará los brazos si ve que sólo con él puede lograr su objetivo.

Sin embargo nuestro pequeño,  a pesar de que el apego que parece tener con mi suegro no lo tiene ni de lejos con mi suegra, a ella también le dedica ciertos gestos cariñosos, como recostar su cabeza en sus piernas, de tarde en tarde, por ejemplo.

Con mi madre, que dada su edad no puede jugar con él como el niño quisiera, las muestras de cariño también son algo “distantes” ya que le da poco “juego”.

nuestro pequeño ya reparte cariño

Y a eso me refiero con la indiferencia. Igual que da cariño y gestos entrañables, repartirá indiferencia a quien sea (salvo a su madre, a la que no le visto nunca un mal gesto) siempre que no esté en su cabeza que le es útil para su propósito concreto (que puede ser desde jugar con algo a abrir un cajón o mojarse las manos en el grifo del baño) y os aseguro que cualquier objeto será para él más importante que tú y, consciente o inconscientemente, os lo hará saber.

 
Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.