Organizando las vacaciones ¡respetemos su derecho a ser niños!

Quizás al leer el titular de este artículo, haya quien no comprenda a qué me refiero, ya que, parece más que evidente que, con la llegada del verano y el fin del curso escolar, llega el momento de ir organizando para que los pequeños disfruten de sus vacaciones. Sin embargo, en algunos casos, no sucede del todo así.

organizando vacaciones

Hace poco, escuchando a una amiga hablar sobre cómo ocuparía el tiempo de ocio veraniego su pequeño se me ocurrió que, en ocasiones, los adultos no somos conscientes de que los niños no tienen que seguir el estrés que, a veces, “los mayores” tenemos en nuestra vida.Es decir, está bien que penséis en actividades para ellos durante la época estival pero es importante también que dejéis que disfruten de esos momentos de diversión con amigos, dejando a un lado los horarios que han cumplido tanto en el cole como en las clases extraescolares.

organizando vacaciones

De hecho, a veces, los niños pasan de acabar el colegio a empezar directamente en una academia o a recibir clases particulares en casa. Es cierto que, a veces y especialmente conforme crecen, los resultados académicos no son los esperados.

Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones organizando tan apretada la agenda de sus vacaciones,  resulta contraproducente no dejar al niño ni siquiera unos días o semanas de descanso para que pueda desconectar.

organizando vacacionesCon todo ello, no digo que no sea una buena opción apuntarlos a escuelas de verano donde conozcan a otros pequeños, lo pasen en grande y puedan aprender cosas nuevas, sino que creo que también es importante que comprendáis que ya con la edad tendrán horarios y rutinas que no podrán saltarse y que ahora que aún son pequeños es importante que velemos y respetemos ese derecho a ser niños, a jugar, a reír, a saltar…

Y es que, todo ello venía por el hecho de que esta amiga que me hablaba de su hijo tenía pensado ya un planning      completo para él, con actividades y clases a todas horas. Me di cuenta de que esa organización no dejaba tiempo al niño para hacer en ningún momento aquello que le apeteciera sin mas. Ante ello, pensé si ella se habría planteado algunas preguntas como: ¿mi hijo realmente querrá hacer eso?, ¿le apetecerán todas esas actividades ya totalmente programadas? Me vino a la cabeza un NO rotundo… ante ello, sólo me queda decir que…respetemos también el tiempo libre de nuestros pequeños

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

 

avatar

Acerca de Maria José

Periodista y Blogger
Esta entrada fue publicada en Ocio y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.