Otitis, la mala compañera de viaje de tu hijo

La otitis en bebés, mal que nos pese, puede ser (lo será en muchos de los casos) la mala, malísima compañera de viaje de tu hijo. Especialmente si acude a guarderías, donde por el contacto con otros niños que pudieran albergar las bacterias o virus que la provocan es frecuente, puede convertirse en recurrente.

otitis, infección oido infección oido

Afortunadamente (¡tocamos madera!), nuestro niño aún no ha tenido ninguna otitis.

La otitis es una inflamación del oído medio provocado por esas bacterias o virus que pasan de la nariz o la boca al oído por la Trompa de Eustaquio y que, debido a su multiplicación en modo exponencial, generan una acumulación de mucosidad y pus que produce la inflamación del oído. Se suele tratar con antibióticos (Apiretal) que suelen ser mano de santo en estos casos.

La otitis no es contagiosa pero sí los procesos catarrales que los provocan y que pueden hacerla recurrente. De ahí que, en caso de que vuestro hijo tenga otitis, sea mejor alejarle de la guardería unos días por si los “virus” que seguro que pululan por allí agraven su situación. Los síntomas suelen ser, en bebés, cierto drenaje del oído, fiebre, estados de irritabilidad e incluso vómitos.

otitis mala compañera

En cuanto a métodos de prevención, en realidad, una buena higiene de las vías nasales es el mejor consejo. Ya sabéis, dos o tres veces al día, para desatascar las vías respiratorias del pequeño, se le insufla por cada fosa nasal suero fisiológico con cierta presión (hay viales individuales muy cómodos que, simplemente apretándolos, proporcionan la presión necesaria para estos casos) y se le pone boca abajo para que expulse todos los mocos que pueda. Con este método, nos aseguramos no sólo que limpia las fosas nasales sino que también estamos licuando las posibles mucosidades existentes en boca y garganta.

otitis mala compañera de viaje para los peques

Y no temáis porque se trague el suero. Es inofensivo y hasta os podéis sorprender si veis que a vuestro hijo le gusta chupar los restos de suero en los viales. Supongo que ese toque ligeramente salado les hace gracia. Doy fe que a nuestro hijo le encanta desde hace mucho tiempo.

Aunque no es grave en la mayoría de los casos, la otitis es molesta y requiere tiempo y cuidados (¡estará más mimoso o mimosa de lo normal!). Supongo que es inevitable así que nos preparamos para cuando le toque a nuestro niño.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

 

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.