Otras Creencias Populares Sobre El Sexo Del Bebé

Además de la tabla china he encontrado muchos otros consejos y técnicas para calcular el sexo del bebé, algunos nos pueden sonar, pero todos ellos carecen de base científica.

-La cadenita: se coge una cadena con la mano y se deja colgando embarazadaanillometodoembarazosobre la mano sin llegar a tocarla, o sobre la barriga. Si la cadena se balancea hacia adelante y hacia atrás, se esperaría un varón. En cambio si el movimiento fuera circular el embarazo traería una niña.

-Se dice que si durante el primer trimestre empiezas muy pronto con las nauseas, o duran mucho, es que viene una niña.

-Si la edad de la madre es impar será niña y si es par, niño.cual

-Si esperas un niño estarás más radiante. Si esperas una niña, “te pones más fea” o estás más hinchada.

-Aumento de Peso de su pareja: Por suerte, esto no se refiere a que usted aumentará más de peso. La creencia es que, si su marido hubiera aumentado de peso durante el transcurso de su embarazo, usted estaría esperando una nena. Por el contrario, si él no hubiera aumentado ni siquiera un gramo, usted estaría esperando un varón.

-¿Tiene Acné?: Muchas personas creen que si usted sufriera de acné durante el embarazo, todo indicaría que estaría esperando una niñita. ¿No será quizás que la causa del acné sea que su organismo está produciendo el doble de hormonas femeninas durante el embarazo?

- Se ha observado que en muchas especies animales no hay un índice de 100/100 varones/hembras, sin poder determinar la razón , mientras que en los humanos existe un predominio natural de 105 varones sobre 100 hembras a pesar de que existe un mismo número de espermatozoides X e Y en el semen de un hombre. En más de 40 estudios sobre distintas especies de animales hay variaciones en este índice X/ Y, y se ha visto que tienen que ver con el estrés del entorno y las características de la madre: su condición física, el status de la hembra, la dominancia… Los estudios dicen que es razonable pensar que es la madre la que determina el sexo ya que invierte mucho más que el padre en sus hijos antes y después de su nacimiento. Una hipótesis fascinante señala que una hembra en buena condición física y de alto status se correlaciona con la característica de comportamiento dominante. Así, cuanto más dominante es la hembra más alto tendrá los niveles de testosterona, y cuanta más alta la testosterona, más dominante y más posibilidad de concebir varones; por tanto cuanto más crónicamente estresadas estén las hembras, más alto será su nivel de testosterona. Este sería el mecanismo para alcanzar un número mayor de varones concebidos y asi igualar al número de hembras existentes en el momento de la madurez reproductiva. Existen otras tesis, y así un autor propone que en cada ciclo se desarrollan folículos cuyo líquido tiene un nivel de testosterona determinado, alto o bajo; si los niveles están altos el ovocito podría tener más facilidad para recibir un espermatozoide Y, mientras que los niveles bajos de testosterona harían que el ovocito recibiera un espermatozoide X.

-Otra creencia extendida y con algún criterio razonable, es la determinación del sexo según el periodo de ovulación. La elegir_sexo_bebeprobabilidad de tener niño aumenta cuando la relación sexual se hace justo en el momento de la ovulación, esto es porque los espermatozoides con cromosoma masculino, son más rápidos y llegan antes al óvulo, pero también mueren antes. Así que si aún no ha ovulado la mujer, mueren los espermatozoides machos, y quedan los hembras, más lentos, pero más resistentes, que pueden “esperar” a que salga el óvulo unos días. Nuestro consejo: Si quieres niño, ten relaciones el mismo día de la ovulación; si quieres niña, ten relaciones de 3 a 5 días antes de tu previsión de ovulación. Recuerda que el periodo de ovulación de una mujer se puede conocer a través de la temperatura basal o a través del flujo vaginal, mucho más abundante en los días de ovulación.

Todo esto son creencias culturales, extendidas a lo largo de la historia, cuyos resultados se han intentado medir y estudiar, pero se escapan de nuestras manos. En la concepción de un bebé intervienen tantísimos factores, que sería difícil pensar que pudiéramos encontrar una fórmula que nos dijera si el bebé va a ser niño o niña. Pero como método divertido y entretenido, siempre puedes imaginar según todas estas creencias, y luego comparar los resultados cuando le veas la carita a tu bebé o te digan su sexo en la ecografía.

avatar
Esta entrada fue publicada en Embarazo, Ocio. Guarda el enlace permanente.