Paciencia: enseñar a los pequeños la importancia de saber esperar

Creo que por naturaleza, todos nacemos impacientes, es decir, cuando somos pequeños es difícil comprender que tengamos que esperar para conseguir o tener algo. Por ello, es fundamental que los padres enseñen a sus hijos la importancia de la paciencia, ya que, conforme crezcan les será muy útil.

paciencia

De este modo, normalmente los pequeños cuando quieren algo se ponen nerviosos, repiten una y otra vez que lo desean, no entienden el por qué de esa demora en conseguirlo, se frustran y en muchos casos acaban llorando o enrabietados. Sin embargo, deben aprender la importancia de que hay que saber esperar, que a veces no podemos tener o hacer determinada cosa cuando queramos… entender esto es un paso importante en su proceso de maduración.

paciencia

En primer lugar, debéis comprender que vuestro pequeño irá aprendiéndolo poco a poco, ya que, no es fácil que se conforme sin más, además de que, sobre todo cuando son más pequeños, será fundamental que reciban un por qué, una explicación. De este modo, si le explicas el por qué de que aún no pueda comer ese rico pastel, argumentándole que lo has hecho para todos y que cuando lleguen, será el momento de comerlo juntos, seguro que se calmará un poco y con el paso del tiempo irá entendiendo que no le dices que no sin más, sino que hay una explicación y que debe saber esperar a que llegue el momento adecuado.

Sin embargo, siguiendo con este ejemplo de la comida, los padres a veces son los que en vez de enseñarles a tener paciencia, hacen todo lo contrario. Es decir, si el pequeño cada vez que su mamá hace magdalenas se pone impaciente y quiere comerlas el primero sin esperar a que lleguen el resto de invitados a la merienda, no se la des, ya que de lo contrario no aprenderá esta lección. Y es que, si obtienen al momento aquello que desean no entenderán la importancia de este valor, la paciencia.

pacienciaAsimismo, también es importante enseñarles a cumplir plazos. Deben comprender que, por ejemplo, no tendrán su ansiado muñeco hasta que llegue el día de su cumpleaños, aunque constantemente lo vean en las tiendas o lo tengan ya sus amigos o compañeros de clase.

Además, a veces, aprender a ser pacientes también tiene relación con el hecho de aprender a esforzarse y a superarse. Y es que, en ocasiones, ser perseverantes, esforzarse, sin perder los nervios o la paciencia, puede hacerles lograr aquello que desean, e incluso yo creo que será más satisfactorio conseguirlo tras haber luchado y esperado por ello que si se le da sin más, la primera vez que lo pide o se enfada porque quiere conseguirlo.

pacienciaDe este modo, los papás y mamás deben ser ejemplo para sus pequeños y demostrarles que ellos también tienen que esperar para conseguir lo que quieren y que, en la vida, no siempre se consigue lo que se desea justo en ese momento, sino que a veces tenemos que saber cuándo es el momento y comprender el por qué de esa espera. De lo contrario, ofreciéndole siempre lo que quieren justo cuando lo quieren, solo haremos que los niños sean, además de impacientes, pequeños consentidos que en el futuro se sentirán frustrados y se irritarán continuamente cuando se les niegue lo que desean o tarden un poco más en obtenerlo.  

Comparte esta información en Facebook, Google+… Gracias :)

avatar

Acerca de Maria José

Periodista y Blogger
Esta entrada fue publicada en Educación y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.