Parques de bolas, un plan estupendo para las tardes de invierno

Amado por muchos padres, odiado por tantos otros, lo cierto es que los parques de bolas son un lugar estupendo para que los niños pasen un buen rato de juegos y diversión.

Parques de bolas

Parques de bolas: plan estupendo para las tardes de invierno

Ahora que las tardes son más cortas y el frío impedirá en ocasiones el estar paseando por la calle, algo hay que hacer con los peques o acabarán dándose cabezazos contra las paredes. ¿Por qué no llevarles a un parque de bolas? Estarán calentitos, saldrán un rato de casa y, además, ¡se lo pasarán de maravilla saltando y corriendo de un lado para otro!

Para todas las edades

Lo bueno de los parques de bolas es que son para el uso y disfrute de los peques, inclusive de los más chiquitines. Muchos de ellos cuentan con una zona especial para bebés, de aproximadamente un año en adelante, a la que pueden entrar los padres y donde ellos también disfrutarán de los juguetes que pueden encontrar por allí.

Aunque…, ¿preparado para escuchar los gritos de decenas de niños?

Los hay con pelotas gigantes, con camas elásticas, con casitas para los más peques…, pero si hay algo que comparten los parques de bolas, además de esto mismo, es el nivel de decibelios que los definen. ;)

Si no eres padre, ni se te ocurra asomar la cabeza al pasar por una puerta de un parque de bolas o asistir al cumpleaños de tu sobrino al que te han invitado (¡horror!). Tal nivel e intensidad de chillidos de emoción solo podrán ser aguantados por unos seres sobrenaturales con poderes llamados padres. Es un privilegio que no está al alcance de todo el mundo. ;)

Claro que, a mí lo que me gustaría es poder sumergirme en una piscina de bolas. ¿Por qué no harán parques de bolas para adultos? ;)

Si te ha gustado el post, ¿por qué no compartirlo en tus redes sociales? ;)

Diario de una mami

avatar

Acerca de Diario de una mami

diariodeunamami.com
Esta entrada fue publicada en Ocio y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.