Parto en el agua, ventajas y desventajas

El parto en el agua cada vez atrae a más mamás, aunque también es cierto que les asaltan dudas sobre si será un método seguro, si el pequeño puede llegar a tener complicaciones… Sin embargo, son muchas las mujeres que lo han probado y aseguran que además de una opción más sencilla que el parto convencional, son muchas las ventajas de optar por alumbrar en el medio acuático.

parto en el agua

Yo personalmente tengo ciertos recelos sobre este tipo de parto, ya que, creo que hay que valorar muy bien los pros y contras. Por ello, a continuación hacemos un repaso sobre las ventajas y desventajas de esta opción.

En primer lugar, es importante hacer especial hincapié en el hecho de que sólo aquellas mujeres cuyo embarazo se considere de bajo riesgo pueden plantearse este tipo de parto. Además los especialistas recomiendan que, a pesar de que hay parejas que deciden hacerlo en casa, es importante que haya alguna matrona o ginecólogo supervisando el alumbramiento. Esto servirá para evitar posibles complicaciones tanto para el pequeño como para la mamá.

parto en el agua

Entonces, ¿qué ventajas tiene? En primer lugar, que es una forma más natural, en la que la mujer se siente más relajada en este entorno, que en una sala de paritorio. Además, si el agua está a 37 grados aproximadamente, es decir, la temperatura del cuerpo humano, por un lado, se relajan los músculos y se favorece la dilatación y por otro disminuye la producción de adrenalina. Todo ello hace que los dolores sean menos intensos. De hecho, las mamás que han probado este tipo de parto y también los convencionales, afirman que esta suma de factores es equivalente a como si le pusieran la epidural. Y es así, ya que en un alto porcentaje de casos, en la mayoría, la mujer no necesita de medicamentos para calmar los dolores ni anestesia. Su cuerpo produce endorfinas, que como explican algunos especialistas, son analgésicos naturales. En el agua aumenta la producción de esta hormona, ya que al estar en este entorno, se aísla de estímulos sensoriales. Esta situación favorece su producción en mayor cantidad.

Tampoco habrá que realizarle a la mujer una episiotomía, por lo que la recuperación será más rápida. A ello se une que la postura que toma en la bañera, en vertical, es idónea para que el bebé salga con mayor facilidad.

parto en el agua

Sin embargo, no debemos olvidar que toda moneda tiene dos caras y que en este tema también hay algunas desventajas. Por ejemplo, precisamente el hecho de que la mujer esté relajada, puede hacer que se retrase la llegada del bebé, además de que si no se le ha colocado un enema a la mujer, puede que evacúe cuando esté pujando y los riesgos de infección son mayores, el agua se ensuciaría.

parto en el aguaA ello se une que, en el caso de que se produzca alguna complicación y la mujer tenga que ser trasladada al hospital, puede haber riesgos de que cuando llegue al centro médico ya sea tarde o haya más complicaciones.

Es importante también que el pequeño esté monitorizado durante todo el proceso, por lo que, aunque esté en un hospital que ofrezca este tipo de instalaciones para el parto en el agua, a veces no tienen monitores fetales indicados para el uso bajo el agua. En ese caso, la mujer tendrá que salir del agua en ocasiones para comprobar que el pequeño sigue bien y que todo está saliendo a la perfección.

Si te gusta esta información, compártela en Facebook y twitter o en la que sea tu red social preferida. Gracias

avatar

Acerca de Maria José

Periodista y Blogger
Esta entrada fue publicada en Parto y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.