Percentil: qué es y de qué sirve

Para todos aquellos que, como yo, hubieran tenido en el instituto, colegio o universidad poco o ningún contacto con la estadística el término “percentil” les sonaría vagamente. A lo sumo, podrían tener difusos recuerdos de conversaciones en los que sus familiares o amigos comentaban, incluso alardeaban, de ese enigmático nombre, siempre asociado al desarrollo de algún recién estrenado retoño.

Ahora que soy padre (ya se sabe eso de que “cuando seas padre, comerás huevos”…) me hebaby toe visto envuelto en ese tipo de conversaciones y, aún más, me he preguntado qué significa y qué trascendencia tiene en la correcta (o no) evolución de mi hijo de ocho meses eso de los percentiles.

El percentil es una referencia que compara un dato de un individuo en relación a ese mismo dato dentro de una población similar. En cristiano, se hace una medición, digamos, del peso, y se compara con todas las mediciones tomadas del peso a los niños de idéntica edad y mismo sexo (los datos que se miden suelen depender del sexo). El percentil marca el listón que posiciona al individuo cuyo dato se ha medido. Si sale un 25% significa que sólo un 25% de individuos de igual sexo y edad están por debajo de él en cuanto al peso mientras que el otro 75% está por encima en peso.

En un percentil se suelen hacer mediciones del peso y de la estatura.

Y no importa tanto que ambos indicadores estén altos o bajos sino que estén en línea, eschild Growth decir, que su relación (el Índice de Masa Corporal, que es el peso entre la masa al cuadrado) sea el adecuado.

Imaginad que un niño tiene un percentil 75 en peso pero un 25 en altura. Indicaría que podría tener problemas de sobrepeso. Y al revés, se podrían observar casos de desnutrición.

Para saber eso, entre en juego el Índice de Masa Corporal. Debería estar entre 3 y 85. Por debajo de 3, tendríamos bajo peso. Entre 85 y 95, sobrepeso; por encimad e 95, obesidad.

Por todo esto, estos indicadores convienen que vayan de la mano. No os obsesione que tenga tanto en altura como un peso un percentil de 25 porque, además, habrá un componente genético importante que determinará unos cánones de altura y complexión.

equilibrado

Cuando la enfermera vaya apuntando en cada revisión en el Libro de Salud de vuestro hijo los distintos valores de peso y talla, vosotros mismos veréis en qué parte de la curva se posiciona. Seguro que le perderéis el miedo a ese “palabro” tan raro, el “percentil”.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.