Pipí- stop

Uno de los métodos más utilizados para el tratamiento de la enuresis es el llamado pipí- stop o método de alarma.

Dicho mecanismo consiste en una almohadilla conectada a un circuito eléctrico, que al absorber el pipí, hace sonar una alarma. La cual debe ser apagada manualmente por el niño.Mowrer

Las teorías más clásicas, los Mowrer consideran que funciona por un procedimiento de condicionamiento clásico. En el momento que el niño comienza a hacerse pipí, salta la alarma, lo cual le obliga a despertarse y parar así la micción para continuar en el baño. Por lo tanto, cuando el niño se despierta al escuchar la alarma, para la micción.

A medida que la alarma se asocia con las ganas de hacer pipí, la alarma pasa a convertirse en la señal que provoca la respuesta en el niño de despertarse e inhibir la micción. Estos autores consideraban como elemento central que el niño se despertara, pero se ha visto que a menudo controlan la micción, pero no se despiertan.

Por lo tanto con este método los niños aprenden a a despertarse ante el deseo de hacer pipí, a contraer el esfínter ante las diferentes s_MLC_v_O_f_tensiones de la vejiga. Y aumenta el volumen de orina almacenada en la vejiga, haciendo que la cantidad de orina que produce el reflejo de micción, tenga que ser cada vez mayor.

 

¿Es eficaz este método?

El método del pipí- stop funciona en un 70-90% de los casos en aproximadamente en uno a tres meses. Sin embargo, es frecuente que aparezcan recaídas. Aunque los estudios confirman que tras una nueva instauración del pipí- stop la mayoría de los niños suelen controlarlo por completo.

Consejos de aplicación.

Al igual que otras técnicas es mejor instaurarlo de forma intermitente, es decir, que no siempre suene la alarma, sino que unos días si y otros no. Porque se ha demostrado que al igual que cualquier otro tipo de aprendizaje, cuando se adquiere de forma intermitente es mucho más resistente que cualquier aprendizaje continuo.

Otra de las estrategias para fortalecer el aprendizaje consiste en: a medida que va controlando el esfínter, ir aumentando la cantidad de líquido que el niño bebe antes de acostarse, manteniendo el método de alarma, para fortalecer las respuesta de contraer el esfínter.

Recordar que es muy importante no castigar a los niños, dado que cuando dicen que no pueden controlarlo, generalmente es así. Y ser cariñosos y comprensivos con ellos, con el fin de que no se sientan culpables por ello.

 

avatar

Acerca de Judit

Psicóloga
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.