Por qué a veces tu hijo no te obedece

Hay veces que pensamos que nuestros hijos no nos obedecen, que no nos hacen caso e incluso pensamos que nos desafían cuando no cumplen con nuestras exigencias. Pero muchas de esas veces nada tiene que ver con que tu hijo no quiera obedecerte o que esté teniendo una actitud desafiante, muchas de esas veces tiene más que ver con nuestra forma de comunicarnos con ellos. 

La forma de dar órdenes importa

Si quieres que tu hijo te haga caso en lo que estás diciendo tendrás que evitar que tu voz parezca una “voz en off” o “ruido ambiental”. Para que eso no ocurra tendrás que pensar en cómo le das las instrucciones y las órdenes a tus hijos. Si eres de esas madres o de esos padres que dice que tu hijo tiene que hacer muchas cosas al mismo tiempo, es posible que tu hijo deje de escuchar.

nene timido

Si dices cosas como; “recoge tu cuarto”, “tira la basura”, “friega los platos”… es probable que tu hijo escuche demasiadas órdenes y no haga caso. Es mejor que le des órdenes claras y directas en el momento adecuado, en este caso le puede decir cosas como; “ordena tu ropa antes de comer”; “tira la basura antes de cenar”. El tono de voz tendrá que ser amigable y autoritario para que los niños te hagan caso.

valores nenes

Repetir las cosas si es necesario

Por esto mismo, si tu hijo no te obedece, no es porque no quiera hacerlo, es simplemente porque las instrucciones no están siendo las adecuadas. En este sentido deberás dejar de regañar si no hace algo puesto que eso es un desgaste demasiado grande para ti. Lo ideal es que tu hijo sepa que si no hace algo tendrá unas consecuencias que tendrá que aceptar.

Aunque antes de llegar al extremo de las consecuencias dale la oportunidad de hacer las cosas bien, y repite las instrucciones una vez más para asegurarte que te ha escuchado, pero cuando te haya escuchado y sepa qué es lo que tiene que hacer, no lo repitas más porque no es necesario.

maternidad paternidad

En lugar de decir cosas como; “Ya te he dicho cinco veces que bajes la basura”, simplemente dilo una vez o dos como mucho y después advierte de las consecuencias. No permitas que tu hijo retrase la tarea una vez que te ha escuchado.

Recuerda que es imprescindible tener un refuerzo positivo y si le dices que tendrá consecuencias si no hace la tarea, tendrás que seguir hacia delante con eso.

Si encuentras interesante esta información, compártela con otros padres a través de tu Red Social Favorita Facebook, Twitter, Google +… Gracias :-)

 

avatar

Acerca de mariajoser

Maestra, Psicopedagoga y Madre
Esta entrada fue publicada en Educación y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.