¿Por qué lloran los bebés?

No lo hacen para molestar, ni porque sean muy listos y quieran llamar nuestra atención. Los bebés lloran porque es su única forma de expresar lo que sienten. El llanto se convierte, así, en su forma de comunicarse con el exterior, con sus padres, con las personas que les cuidan.

Por qué lloran los bebés

Frases relativas al llanto de los niños

En más de una ocasión he escuchado aquello de:

- Mira cómo llora. Claro, se ha acostumbrado a los brazos y ahora no hay quien la suelte en la cuna.

- Uy, si es que los bebés son muy listos. Llora porque quiere llamar tu atención.

- Déjala llorar. Tiene que adaptarse a todo.

No voy a entrar a valorar cada una de estas afirmaciones, porque no me considero la más perfecta de las madres, ni mucho menos, ni voy a decantarme por una u otra “escuela” en lo que a crianza se refiere. Cada uno sabe cuáles son sus circunstancias en casa y hasta dónde puede llegar. Pero, ¿no será que se nos olvida por qué lloran los bebés? ;)

¿Por qué lloran los bebés?

Un bebé no sabe hablar. De hecho, no será capaz de pronunciar una palabra con pleno uso de razón (no vale el “ajo” ni el “pa-pa-pa-pa”) hasta, más o menos, el año de edad (he dicho más o menos, que nadie se me eche encima).  En otras palabras, venimos a este mundo sin poder comunicarnos verbalmente, si por eso entendemos cualquier forma de lenguaje que no implique lloros o chillidos.

Porque, aceptémoslo, los bebés lloran para comunicarse con el exterior, es decir, con sus padres o cuidadores.

Por eso llorarán si:

- Tienen hambre

- Tienen sueño y no son capaces de dormirse solos

- Sienten algún dolor

- Tienen frío o calor

- Necesitan contacto físico

- Su pañal está demasiado sucio

Y, en general, cualquier otra situación no contemplada en este listado. ;)

¿Se puede saber por qué lloran?

Digo yo que sí. Si no, me tacharían de mala madre. ;) Al final lo sabes por experiencia, que es la madre de la ciencia, y por descarte.

Al principio no tendrás ni idea, y deberás ir tachando cosas de la lista: no tiene hambre, acaba de despertarse de una siesta, tiene el pañal limpio, no parece que le duela nada… ¿Querrá solo que le coja? Pues ala, ¡a mis brazos!

Después irás identificando diferentes formas de llanto. O, al menos, eso dicen. ;) Que si más agudo cuando están malitos, más fuerte cuando tienen hambre… ¿O era al revés?

Lo mejor, para salir de dudas, es probar todas las posibilidades. Y recordar que los bebés lloran por algún motivo, no porque estén esperando a que nos metamos en la cama. ¡Si es que, son muy listos! ;)

Si te ha gustado el post, ¿por qué no compartirlo en tus redes sociales? ;)

Diario de una mami

 

avatar

Acerca de Diario de una mami

diariodeunamami.com
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.