Posturas de lactancia materna – 2

Postura de cuna invertida: Se puede colocar al bebé de forma inversa, estirado y girado hacia ti, pero con los pies hacia el otro lado. Esta posición te puede servir por si por alguna razón al bebé le cuesta más agarrarse a un pecho concreto, así si lo colocas en la misma posición que si estuviera en el otro, lo “engañas” y puede que se agarre más fácilmente.

 

Postura de” balón de rugby”: Esta posición se utiliza para prevenir o tratar obstrucciones o mastitis que se alojen en el lateral del pecho, que es donde suelen darse, debido a que es la zona donde menos masajea el bebé con su mandíbula, y por lo tanto es más difícil vaciar los conductos y puedenpostura lactancia prevenir mastitis obstruirse. También puede usarse si te molestan los puntos de la cesárea, ya que el cuerpo del bebé no toca ni se apoya sobre la cicatriz. En caso de tener gemelos o mellizos, puede ser cómoda, ya que no se molestan entre ellos, y pueden mamar a la vez. Hay que sentarse y colocar a tu lado una almohada en posición transversal para apoyar en ella la espalda del bebé, que sujetamos con el brazo correspondiente al pecho que succiona, sosteniendo su cabeza con el hueco de tu mano.

 

Postura sentada o de caballito: El bebé se sienta en tu pierna y se  engancha al pecho de frente. Se puede hacer contigo sentada con la espalda recta o ligeramente recostada hacia detrás. Esta postura es adecuada para madres con pechos muy grandes, y en caso de grietas. También facilita la lactancia con niños con problemas en el paladar, y en niños con Síndrome de Down.

 

 

Postura a cuatro patas: En esta postura, te pones a cuatro patas, y colocas a tu bebé boca arriba para mamar. No es muy común pero en caso de tener obstrucción en la zona superior del pecho, puede venirte bien.

 

Además de todo esto, a la hora de la lactancia materna, es bueno que tengáis algunas cosas claras:

 

1-      A la hora de mamar, evitar que el bebé tenga muchas mantas o ropita, ya que esto dificulta la lactancia por dificultar el acceso del recién nacido al pecho.

2-      Al principio de comenzar con la lactancia, hay posturas que son más difíciles, y momentos en los que pierdes un poco la paciencia. Pero conforme pasan las semanas, y se instaura correctamente la lactancia, los bebés pueden tomar posturas de todo tipo, ya que dominan la técnica (pura naturaleza) y vosotras ya os encontráis seguras y cómodas.

3-      Donde coloca el bebé la barbilla a la hora de mamar, es donde más masaje genera, por lo que se drenan mejor los conductos que tiene bajo la barbilla. Por eso si te notas algunos “bultitos” de leche retenida en alguna zona del pecho, además de masajeártelos tu con la mano antes de darle de mamar, debes jugar con una postura de lactancia en la que el bebé ponga su barbillita sobre la zona afectada o enrojecida. Así veras como se drenan mejor esos conductos, y se vacían esos “bultitos”.

4-      Sea la postura que sea, el bebé al abrir la boca tiene que tener el pezón frente a su nariz sin necesidad de doblar, girar o ladear el cuello.

 

avatar
Esta entrada fue publicada en Lactancia. Guarda el enlace permanente.