Primer día en el zoo con nuestro hijo de 14 meses

Hoy hemos pasado nuestro primer día en el zoo con nuestro hijo de catorce meses.

Teníamos muchísima ilusión sus padres por verle la cara cuando se encontrara, frente a frente, con los animales que tantas veces había visto en la tele en dibujos o en forma de muñecos pero en carne y hueso.

primer día en el zoo Queríamos ver cómo reaccionaba al ver la fiereza del león o la enorme altura de la jirafa o la grandiosidad del elefante. Es verdad que a los pequeños de estas edades les gustan mucho los animales, los que ven en la televisión y los perritos, gatos o pájaros que ven en la calle.

Sin embargo, como conclusión para este primer día os diré  que quizás sea demasiado pronto para llevara un niño a un lugar así.

Pero cuando les llevas a un sitio en el que muchos animales hay que esforzarse para encontrarlos porque se camuflan, otros están muy lejos y algunos, tal vez, no le llamen la atención nos encontramos con que lo pasa bien pero no llega al grado de excitación que le suponíamos nosotros

           primer día en el zoo primer día con el niño de 14 meses

No obstante, hay que decir que con espectáculos como el de los delfines, viéndoles hacer cabriolas, se lo ha pasado bien y han captado su atención.   primer día en el zoo

Las jirafas también le han impresionado y algo también la leona que nada más despertarse se ha puesto a rugir con lo que han acudido a ella otras dos leonas más.

Los pájaros exóticos y las águilas y los buitres, sobre todo cuando sobrevolaban por encima de su cabeza, han conseguido, al menos, que doblara el cuello para verlos.

Aunque, sin ninguna duda, lo que más le ha gustado, a la vista de sus reacciones, ha sido lo que hemos dejado para el final, la visita al Acuario.

Con cada pez de colores, con una tortuga gigante, con los caballitos de mar y, por encima de todos los demás, con los tiburones (había uno enorme) no paraba de señalar y de emitir sonidos de sorpresa y admiración. No lo voy a negar, lo ha pasado bien. Se ha reído, ha andado, se ha dormido también, ha sido un día completo.

primer día en el zoo con el pequeño

Incluso ha servido para que yo viviera una experiencia nueva. Como hacía algo de frío he tenido que salir al coche a por algo de abrigo. Y para poder volver a entrar me han puesto un sello en la mano.

¿En qué hemos quedado? ¿Cuándo hemos pasado de tener sellos de discotecas a uno de los Zoos Ibéricos?

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Ocio y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.