Primeras palabras del bebé: ayudarle a que se lance a hablar

Hay ciertos “hitos” en la vida de nuestros hijos que esperamos como agua de mayo; uno de ellos es el de los primeros pasos, por supuesto y  otro, al menos en mi caso, fue su primer llanto con lágrima (me resultaba la mar de curioso, aunque lógico por otro lado, que hasta que no tuviera desarrollado el lacrimal correctamente no desarrollaría lágrimas y, por tanto, lloraría “en seco”), y  otro punto importante en su vida son sus primeras palabras.

Es cierto que nuestro bebé que en unos diez días cumple dieciséis meses ya, suelta alguna “palabra” sencilla. Alguna inventada (pero a la que le da siempre el mismo uso: para llamar a la gente a su alrededor, por ejemplo) y otras no tanto como “ná” (por “no”) y “papá” y “mamá” aunque me temo que estas dos nos las usa siempre con el sentido apropiado.

primeras palabras del bebé

Bueno, al menos la que me toca porque a su madre, cuando se pone a llorar y quiere algo, bien que la llama “mamá”.El caso es que hoy, dándole la cena, nos volvíamos locos porque estaba señalando y gruñendo no sé qué y nosotros nos poníamos nerviosos por no saber exactamente qué quería (no hacíamos más que ofrecerle cosas una detrás de otra hasta dar con la que quería) y él se ponía más nervioso por no lograr su objetivo desde el principio.

Así que, ni corto ni perezoso le he dicho: “Pues habla ya, hombre, y así nos enteramos qué quieres”.

Me ha mirado con cara rara pero creo que lo ha entendido. Lo entiende casi todo ya: le decimos que señale partes de la cara suyas o de mamá o papá y las señala y eso quiere decir algo, claramente.

primera palabras

Pero echaos de menos (al menos yo) que se vaya soltando con sus primeras palabras, alguna frasecilla, aunque sea chapurreada.

Para conseguir que se vaya soltando a decir sus primeras palabras es fundamental que los padres ayudemos.Debemos relatarle todo lo que hacemos: te quito una manga de la camiseta, ahora la cabeza, un brazo, otro, ahora el pañal…

primeras palabras del bebé

Es importante usar pocos diminutivos, que aprenda las palabras tal cual son, ya tendrá tiempo de acortarlas.Hay que hablarle despacio, si lo hacemos deprisa les podremos confundir.Aunque empezaremos con vocabulario sencillo que pueda estar a la altura de su mente casi vacía, es interesante ir ampliando dicho vocabulario (mis suegros, por ejemplo, a toda la comida le llaman “papa”, porque es típico en su ciudad; sin embargo yo les pido que diversifiquen un poco, que me gustaría que el niño, que los ve mucho, adquiera más vocabulario de su parte).

Así que, no pensemos que el hablar del bebé es sólo cosa suya, que nosotros, los padres, tenemos mucho que ver en esto. Como en casi todo…

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.