Problemas auditivos en los bebés ¿Cuándo se realiza un examen auditivo un niño?

Problemas auditivos en niños ¿Cómo detecto que mi pequeño no oye bien?

problemas auditivos

En un artículo anterior os hablaba sobre aquellas señales que pueden ayudaros a detectar que vuestro pequeño tiene problemas o algún trastorno de tipo visual. De este modo, a continuación pasamos a fijarnos en aquellos gestos o comportamientos que os servirán de alarma para daros cuenta de que quizás existen problemas auditivos en vuestro hijo.

Así, aunque cuando el pequeño nace, en el propio hospital se le realiza un examen auditivo.

En ocasiones, estos problemas auditivos van apareciendo con el paso de los meses o años. 

problemas auditivos en niños

Por ello, prestad atención a estos comportamientos que paso a indicaros.

De este modo, si incluso antes de que cumpla el añito, a partir más o menos de los ocho meses, os percatáis de que el niño no reacciona ante los sonidos, especialmente aquellos que conoce, como la voz de su madre o la canción de cuna de cada noche, puede que sea indicativo de que existen problemas auditivos. Con la expresión no reacciona me refiero a que no vuelve su cabeza ante ese sonido o no fija la vista, no mira hacia donde se emite el sonido, por ejemplo.

Conforme sigue creciendo, lo habitual es que a los dos años, el pequeño sea capaz de entenderte cuando le indiques órdenes o mensajes sencillos sin que apoyes tu mensaje con algún gesto. Es decir, si le dices, “venga, a comer”, debería entenderte y no necesitar que hagas el gesto de comer para así comprender la orden. En este caso, puede que al no escucharte bien, necesite ese gesto.

síntomas de padecer problemas auditivos

También deberás fijarte en que por ejemplo sea capaz de repetir frases que le digas, por ejemplo cuando ya tenga tres añitos, o que con cinco, pueda seguir el hilo de una conversación, evidentemente no demasiado complicada.

Otra señal bastante llamativa es si dice continuamente qué o si observas que le hablas y no te presta atención, que sube el volumen de la televisión demasiado cuando está viéndola o que necesita mirarte fijamente e incluso centrar su mirada en tus labios cuando le hablas para poder enterarse a la primera, por decirlo de algún modo. En estos casos, por ejemplo, si te encuentras en otra habitación de la casa, será complicado que te escuche, y seguro que te pedirá que repitas lo que has dicho.

De este modo, es importante que estéis alerta y sepáis distinguir cuando se trata de una simple manía, como la que tienen algunos niños de decir qué, a pesar de haberse enterado. Aun así, si realmente observas algunos de estos comportamientos será muy importante que acudas al médico lo antes posible para que evalúe la situación.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Maria José

Periodista y Blogger
Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.