Problemas con la leche: alergia a las proteínas de la leche en bebés

Hay una cosa que no todo el mundo tiene claro respecto a los problemas con la leche: no es lo mismo la alergia a las proteínas de la leche que la intolerancia a la lactosa.

problemas con la leche de vaca  problemas con la leche proteinas

La leche de vaca contiene principalmente dos tipos de proteínas, las caseínas y las seroproteínas.

Cuando el organismo de cualquier consumidor de leche de vaca considera que las proteínas contenidas en ellas son una amenaza, se puede generar una reacción alérgica que causa problemas

En el caso de los bebés, incluso si se alimentan del pecho materno, podrían reproducir esta alergia si la madre ingiriese leche de vaca cuyas proteínas pasarían a la leche materna.

problemas con proteínas de la leche

No es extraño, por otro lado, que se produzca una alergia a las proteínas de la leche de vaca en bebés ya que es la población con un mayor índice de alérgicos de este tipo, si bien se dan en todas las edades.

Las leches de continuación o leches de fórmula, que se suministran a los pequeños cuando se inicia la alimentación complementaria, son, en su mayoría, producidas a partir de leche de vaca y, por tanto, contienen el mismo tipo de proteínas. La diferencia radica en que, tras un tratamiento, la relación que entre las proteínas séricas y las caseínas es de 20/80 en la leche de vaca mientras que en las leches de continuación es de 40/60. Se reduce la cantidad de caseína, que es la familia de proteínas que perpetúa la alergia pero, por el contrario, se aumenta la cantidad de una de las proteínas séricas, la betalactoglobulina que es una proteína inexistente en la leche materna y, por tanto, con un alto riesgo alergénico.

Además, se le proporciona a los bebés en un momento crítico del desarrollo de su sistema inmunológico. La alergia a las proteínas, a diferencia de la intolerancia a la lactosa, puede manifestarse por simple contacto de la leche con la piel.

Las manifestaciones de la alergia pueden ser rápidas (en una hora tras la ingestión) o lentas (pasados unos días). Las lentas son más difíciles de determinar como alergia ya que tienen síntomas similares a las de otras afecciones que al darse durante más tiempo pueden llegar a confundir. Estos síntomas pueden variar desde leves (erupciones, urticaria, picor de ojos, tos, asma, diarrea, vómitos) a graves (dificultades al respirar, hipotensión, opresión torácica, palpitaciones, mareos o incluso shock anafiláctico con riesgo de muerte).

problemas intolerancia proteinas leche

Evitar todo tipo de leche (de vaca pero también de cabra y oveja) tanto en el bebé como en la madre, productos industriales en cuya composición no se sepa que pueda haber trazas de proteínas de la leche y el empleo de leches de continuación extensamente hidrolizadas o basadas en aminoácidos son algunos consejos que pueden ayudar en estos casos.

 

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Alimentación y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.