Protección ante el frío

Ya tenemos aquí el frío invernal y además de abrigar a los peques como es debido teniendo en cuenta sobretodo las partes por las que más calor pierden, sobre todo los bebés, como pies y cabeza existen múltiples herramientas de protección ante el frío para que nuestros peques venzan la lucha contra bronquitis, gripe, resfriados o faringitis.

protección ante el frío primer plano

Los niños tienen más números para contraer enfermedades a causa de los cambios bruscos de temperatura porque su sistema de defensas no es tan maduro como el de los adultos y además al estar en contacto con otros niños el riesgo de contagio es mayor. Por eso es tan importante la protección ante el frío.

Otra de las causas por las que los niños son más propensos a contraer enfermedades de las vías respiratorias en invierno es porque hasta los siete años suelen respirar más por la boca que por la nariz y además el frío hace que las barreras de defensa de la nariz pierdan eficacia y no calienten el aire que inspiran. La lluvia aunque beneficiosa para limpiar las calles es otra de las causas que provocan que virus respiratorios y contaminantes circulen a una mayor velocidad.

La principal herramienta es el abrigarse correctamente. Esto no quiere decir cubrir a los niños con miles de capas cual cebolla porque un exceso de ropa impide que puedan regular su temperatura corporal con la del ambiente para establecer los correctos mecanismos de transpiración.

protección ante el frío

 

Algunos tipos de tejidos como la lana pueden acumular polvo y provocar alergias siendo el algodón el más adecuado para los peques. Lo fundamental es proteger la nariz y la boca en los momentos en que existe un cambio de temperatura.

Ventilar durante un mínimo de 10 minutos las estancias así como unos correctos hábitos de higiene como lavar con frecuencia las manos y una alimentación sana y equilibrada reduce el riesgo de contraer enfermedades del aparato respiratorio.

avatar

Acerca de Carmen

Mamá, Blogera, Redactora
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.