Protectores solares para niños. Tipos y características

Todos debemos evitar la exposición prolongada al sol, sobre todo en las horas centrales del día y en el caso de los niños. Y siempre, siempre, utilizar protectores solares si vamos a estar más tiempo de lo necesario bajo los rayos del sol. Los dermatólogos mantienen que con unos 10 minutos diarios nuestra piel absorbe toda la vitamina D para el correcto estado y desarrollo de nuestros huesos. Más allá de eso, hay que tener cuidado por las quemaduras y el llamado efecto memoria de la piel, que puede causar problemas en el futuro.

Pero, ¿sabías que existen varios tipos de protectores solares? ¡Veámoslos!

Protectores solares para niños

Protectores solares químicos

Este tipo de filtros solares actúan absorbiendo las radiaciones del sol y transformándolas en otro tipo de energía no nociva para la piel.

Como necesitan tiempo para activarse, es necesario aplicarlos unos 30 minutos antes de la exposición al sol para su correcto funcionamiento.

Su aplicación es sencilla, sin dejar restos de marcas blancas en la piel.

Como contrapartida, pueden causar irritaciones o problemas de alergias, ya que penetran en la epidermis. Por eso, no son muy recomendables en el caso de los niños o en personas con pieles muy sensibles, con cicatrices o quemaduras.

Protectores solares físicos

En su composición se utilizan filtros físicos (a menudo denominados filtros minerales), pues las partículas que los conforman no penetran en la piel, sino que se quedan en la superficie, actuando como una especie de pantalla que hace que los rayos del sol se reflejen.

No es necesario aplicarlos un rato antes de la exposición al sol, sino que comienzan a proteger desde el primer momento.

Suelen estar más indicados para bebés y niños, personas con piel sensible, dermatitis, que han sufrido alguna quemadura, cuentan con alguna cicatriz o tienen intolerancia a los filtros químicos.

Los reconocerás porque las sustancias más comunes que los componen son el Óxido de Zinc y el Dióxido de Titanio.

Como contrapartida, son más difíciles de extender (no es raro ni preocupante que a tu hijo se le quede la carita un poco blanca) y es más difícil ponerse moreno, ya que la melanina se activa con mayor dificultad al no penetrar en la epidermis este tipo de protectores. Pero ande yo protegido, ríase la gente, ¿no? ;)

Conocías la diferencia entre los filtros físicos y químicos? ¿Qué protectores solares utilizáis en casa?

Si te ha gustado el post, ¿por qué no compartirlo en tus redes sociales? ;)

Diario de una mami

avatar

Acerca de Diario de una mami

diariodeunamami.com
Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.