¿Qué pasa con nuestro cuerpo tras el parto? (Tercera Parte)

MUSCULATURA ABDOMINAL: durante el embarazo los músculos llamados rectos, están sobredistendidos, y en ocasiones, hay una separación entre ellos que no existía antes del embarazo. Esto no ocurre siempre, pero hay casos en los que puede ser llamativa la separación entre los “rectos”( esto se llama “diástasis del recto”)

  Estos músculos tras el embarazo, el parto y el esfuerzo, se ven afectados. Al principio se quedan flojos, sin tono, porque han estado muchos meses en extensión, y ahora ha bajado el volumen del abdomen de golpe. Ante la pregunta de ¿PUEDO USAR FAJA PARA QUE VUELVAN CUANTO ANTES A SU SITIO Y MI BARRIGA SE PONGA DURA DE NUEVO?  Debo responder NO, y os explico porqué: son músculos, y los músculos hay que trabajarlos para ponerlos firmes, si te pones una faja, esta te soporta el peso de la barriga y hace que tú no hagas ningún esfuerzo durante el día. Por lo que los músculos están “descansando”. Además, con la faja te encuentras muy bien porque te sientes sujeta y con mejor silueta, pero la realidad aparece cuando te quitas la faja, los músculos continúan igual. Si no pones faja, con el día  a día, los movimientos y esfuerzos, hacen que poco a poco el músculo vaya cogiendo tono y firmeza, trabajan más y, por lo tanto, se recuperan antes.

Con respecto a los abdominales, no se recomienda comenzar con ellos hasta que la separación de los músculos no desaparezca, y ya se encuentren unidos de nuevo. Esto suele pasar entre las primeras 4-8 semanas tras el parto, es decir, más o menos coincidentes con la cuarentena. Si realizas abdominales antes puedes hacerte daño, por lo que no es aconsejable. Comienza con ejercicios suaves, y con pocas repeticiones, y ve poco a poco aumentando el esfuerzo. No te desanimes al ver la barriguita, con ejercicio, buena dieta, y, sobretodo, el paso del tiempo, puedes volver a tener firmeza en esta zona.

 

SISTEMA URINARIO: Al principio, sobre todo si has tenido epidural, tras el parto es difícil hacer pipí, ya que la uretra y la vejiga han sido hiperdistendidas durante el parto y el esfuerzo en los pujos, por lo que el tono de la vejiga está disminuido, y la sensación de ganas de ir al baño la sientes más tarde que normalmente. Con la epidural tardas más en hacer pipí espontáneamente, ya que al haber estado anestesiada, te han vaciado la vejiga con una sonda durante la dilatación, porque tú no podías sola debida a la anestesia. Aunque tras el parto, tu cuerpo ya no está recibiendo la anestesia, su efecto dura unas cuantas horas más, por lo que tu primera micción espontánea tardará más.

Puede ser normal tener alguna infección de tracto urinario tras el parto, por la manipulación y sondajes. En caso de tener molestias acude al ginecólogo para que te hagan un cultivo y manden antibióticos en caso de ser necesario.

 

avatar
Esta entrada fue publicada en Post Parto. Guarda el enlace permanente.