Regalos y más regalos…¿Qué regalos deben recibir por Navidad?

 Estamos en unas fechas en las que, quién más quién menos, verá cómo a los hijos de sus amigos, de sus familiares o a sus propios hijos le cae del cielo un aluvión de regalos ya sean traídos por Papá Nöel, por los Reyes Magos o por los dos.

regalos

Todos los años escucho en mi entorno razonamientos sobre el número de regalos que debe recibir un chaval (o una chavala), sobre el tipo de regalo, sobre el coste de los regalos (hasta la economía de Papá Nöel está muy achuchada…) y, la verdad, hay para todos los gustos.

Sin querer sentar cátedra, os quiero exponer mi punto de vista sobre el, a veces, espinoso tema de los regalos de Navidad (extensible a regalos en otra época del año, por supuesto) y las implicaciones que creo que puede llegar a tener.

En primer lugar, habría que distinguir por edades ya que no es lo mismo un bebé que no se entera en absoluto de lo que le regalan que un niño que ya tiene sus propias preferencias y que, bien solo bien con la ayuda de sus padres, incluso escribe su carta a los Reyes Magos con sus gustos.

regalos bebé

A los primeros, creo que sería aconsejable un único regalo que se adapte a su estado educativo. Es decir, si está en la etapa que todo le llama la atención y se lo acaba metiendo en la boca, algo de colores intensos y que se pueda morder (no muy duro, entonces) sería ideal. Pero pensad que un bebé de meses, ¡es feliz arrugando o haciendo trizas un papel!

Para los que son mayores hay que andarse con más delicadeza. Por un lado está el hecho de que quieren lo que ven en la tele o lo que le ven a sus amigos. Es lógico que no tengan en cuenta el dinero que cuestan las cosas o si son muchas o pocas. ¡Ellos lo quieren todo por muy caro que sea!

Para ir acotando esto, me parece una excelente idea insistir en que si no ha sido bueno a lo largo del año es muy posible que los Reyes se dejen cosas en el camino. Creo que el niño debe empezar a entender que los regalos son un premio y que lo asocie con hacer las cosas bien es parte de su educación.

También habría que pensar en regalos que fomenten su ingenio, su imaginación, sus habilidades manuales.

Aunque, ¡ojo!, pueden coincidir a veces con algún regalo que él haya pedido porque se lo ve a sus amigos. No los desestiméis por defecto.

baby gifts

En cuanto a si estar a favor o no de juegos sexistas o agresivos os diré lo que pienso. No creo que importe regalarle una cocinita a una niña si, a la vez, se le dice a su hermano que juegue con ella haciendo lo mismo que ella hace. Otra cosa son los juegos agresivos. Aunque todos hemos jugado a las guerras o a indios y vaqueros (juegos en los que nadie quedaba vivo…) creo muy importante limitar el tiempo de uso y explicarles muy concienzudamente que no es más que un juego.

Por último, os aconsejaría lo que hago yo con mi hijo (y pretendo seguir haciendo): implicaos en sus juegos, formar parte de su diversión porque seréis parte así de su educación y, en consecuencia, de su vida.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Compras y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.