¿Qué tener en cuenta antes de comprar un sacaleches? (I)

Comprar un sacaleches que te funcione, es decir, que te extraiga la leche, no es tarea fácil. El que le sirve a tu amiga o a tu cuñada puede que a ti no te saque ni una gota, y viceversa. Esto es como la teoría de la media naranja: al igual que hay una persona esperándote, aunque sea allende los mares para compartir vuestras vidas, hay un sacaleches que te acompañará en los malos y en los buenos momentos de tu lactancia ;)

Por eso hoy, como buena conocedora del tema dada mi experiencia, quiero ayudarte a decidir qué extractor de leche es el adecuado para ti, además de derribar algunos mitos. ¿Comenzamos?

Sacaleches

¿Necesitas de verdad un sacaleches?

Antes de lanzarte a comprar el primer extractor que veas en la farmacia de la esquina, piensa detenidamente en la pregunta. Tener un sacaleches no es imprescindible. Es necesario, por ejemplo, si eres una mamá que tiene que reincorporarse a su puesto de trabajo después de su extensa (modo ironía activado) baja maternal y quiere extraerse leche a diario para que su bebé pueda tomarla cuando ella no está. O si has de sacártela para ofrecérsela a tu bebé a modo de suplemento.

En otras circunstancias no lo necesitas. Si tienes una ingurgitación en el pecho puedes ayudar a que baje la inflamación descargándote leche con ayuda de tus manos. En ocasiones, cuando has aprendido a hacerlo, puedes sacarte más leche con las manos que con un sacaleches. ¡De verdad! ;)

Es interesante que reflexiones bien sobre esto, porque los sacaleches no son baratos, precisamente. Sinceridad ante todo.  ¿Lo necesitas realmente? Entonces sigue leyendo…

¿Qué te parece alquilar uno?

En algunas farmacias se pueden alquilar sacaleches. Se trata de extractores muy grandes y pesados aptos solo para uso domiciliario (no podrás llevártelo al trabajo a menos que seas una campeona de halterofilia) pero que extraen leche de una forma estupenda. De hecho se usan en las unidades de neonatología de muchos hospitales. Yo misma lo utilicé cuando mi hija estuvo ingresada al nacer.

Para un corto período de tiempo en el que lo vayas a necesitar, quizá esta opción te resulta más interesante y económica. Por ejemplo, imaginemos que tu bebé tiene problemas para agarrarse al pecho porque ha nacido prematuro y aparte de mamar le ofreces leche materna con una cuchara o en biberón (esta fue nuestra historia, real como la vida misma). Necesitas extraerte varias veces al día de forma rápida y optimizar el tiempo, así que lo mejor es un sacaleches potente como el que he mencionado.

Como he dicho, solo podrás utilizarlo en casa, así que si tienes que volver al trabajo y necesitas comprar uno, sigamos… Pero sigamos mañana, que aún quedan muchas cosas que contar sobre los sacaleches. ;)

Si te ha gustado el post, ¿por qué no compartirlo en tus redes sociales? ;)

Diario de una mami

avatar

Acerca de Diario de una mami

diariodeunamami.com
Esta entrada fue publicada en Compras y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.