Quimioterapia durante el embarazo. ¿Es segura?

Quimioterapia y embarazo

Te diagnostican cáncer y tu mundo se viene abajo. La palabra asusta de por sí. Son seis letras que hacen temblar tus piernas y pensar en si habrá futuro. Si, además, estás embarazada, el miedo te paraliza. Porque no es solo tu vida la que está en juego, sino también la de tu hijo.

Ante esta tremenda situación, no es de extrañar que muchas mujeres en estado de gestación decidan posponer los tratamientos recomendados por los oncólogos, generalmente quimioterapia y radioterapia. Para ellas es mayor el miedo de que su bebé sufra alguna consecuencia que el peligro de su propia existencia.

Afortunadamente, es seguro recibir quimioterapia y radioterapia durante el embarazo

El lunes pasado, 19 de octubre, se celebró el Día Mundial contra el Cáncer de Mama, enfermedad diagnosticada cada año en nuestro país a unas 25.000 personas, según la web de la Asociación Española Contra el Cáncer.

Los medios, claro está, se llenaron de noticias al respecto. Noticias optimistas tan necesarias para luchar contra esta enfermedad a la que debemos perder el miedo.

Una de ellas me tocaba muy cerca. Ahora que soy madre, cualquier aspecto relacionado con el embarazo me toca la fibra, lo siento como mío. Era relacionado con los tratamientos para vencer al cáncer en mujeres embarazadas.

En ella se afirmaba  que no solo no era necesario interrumpir la gestación del feto, ni provocar un parto prematuro para que la madre pudiera someterse a la quimioterapia y/o radioterapia que salvarían su vida, sino que debía de ser tratada cuanto antes. Porque de su salud dependía, y mucho, la salud de su propio hijo. Eso sí, se recomendaba no comenzar con las sesiones hasta pasado el primer trimestre de embarazo, que es cuando tiene lugar la organogénesis, es decir, la formación de los órganos vitales del bebé.

La razón era que, según tres estudios internacionales realizados el año pasado, los bebés cuyas madres han sido tratadas con quimioterapia y/o radioterapia durante el embarazo, no presentan daños neurológicos o cardíacos.

¿Milagro? ¿Ciencia? ¿Combinación de ambas? ¿Cómo es posible que un tratamiento que se basa en la destrucción celular consiga mantener a un ser humano sano en el vientre de su madre? De nuevo, la vida, se impone contra las adversidades. :)

Si te ha gustado el post, ¿por qué no compartirlo en tus redes sociales? ;)

Diario de una mami

 

avatar

Acerca de Diario de una mami

diariodeunamami.com
Esta entrada fue publicada en Embarazo y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.