Los distintos componentes de los repelentes de mosquitos

Llega el verano y con él los dichosos mosquitos.

En algunos bebés y niños/as pequeños/as una simple picadura de mosquitos puede hincharse y provocar molestias que podemos evitar si prevenimos con algún tipo de repelente para insectos.

un-encanto-de-mosquitos

¿Cómo hacer frente a los mosquitos?

Existen en el mercado muchos y variados tipos de repelentes tanto naturales como fabricados con compuestos químicos pero debemos ser cautos y echarle un ojo a los ingredientes para asegurarnos que no llevan algún compuesto nocivo.

Si el repelente anti mosquitos lleva compuestos químicos que puedan resultar nocivos, más alerta debemos tener si la intención es aplicarlo en bebés o en mujeres embarazadas, ya que algunos de los ingredientes son considerados neurotóxicos.

El DDT (dicloro difenil-tricloroetano) es un insecticida utilizado hasta los años 70 como tal que fue catalogado después como un compuesto peligroso porque afecta a la glándula suprarrenal, al cerebro, al hígado, al nervio periférico, al sistema reproductivo y al feto…

En el año 1972 el DDT se prohibió en EEUU y en otros muchos países. En España se prohíbe en el 1977 y aunque existen posturas que difieren de sus efectos negativos, debemos tener en cuenta que siempre entran en juego intereses políticos y económicos de por medio que no siempre van a la par con la salud. De hecho, hoy en día hay científicos que opinan que el DDT debería usarse para acabar con el mosquito que causa la malaria, por ejemplo.

posibles efectos secundarios de los pesticidas antimosquitos

Lo que no me cuadra es que todavía a fecha de hoy hay repelentes para mosquitos que llevan este compuesto. Es por ello que muchas veces en las instrucciones de según qué marca de repelente indica que no es apto para menores de 2 años y que su forma de administración debe asegurar que no entra en contacto con mucosas, además de recomendar que nos lavemos después las manos.

En el último repelente que compré indicaba “Free DDT”, así que, por lo menos el mío estoy segura de que no lleva este controvertido compuesto químico.

Siempre podemos optar por métodos repelentes naturales como la citronella o la homeopatía, que recomienda la administración de ledum palustre.

¿Qué repelente usáis para vuestros/as peques?

 

avatar

Acerca de Carmen

Mamá, Blogera, Redactora
Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.