Sacaleches, el succionador portátil

Sacaleches ¿En qué ocasiones se empieza a utilizar?

A veces, tener que alimentar a tu bebé con biberones desde los primeros días puede ser inevitable por múltiples cuestiones fisiológicas y/o médicas que no vienen al caso.

lactancia-materna-sacaleches

Pero si no hay nada que lo impida, será elección de la madre optar o no por la alimentación mediante leche materna.

Nos dijeron en las clases preparto algo muy curioso y en lo que nunca habría pensado. Las glándulas mamarias no producen leche por el hecho de que su propietaria, la futura madre, esté embarazada sino porque existe alguien, el niño, en este caso, que mediante la succión estimula la producción de dicha leche. O sea, que se produce leche porque hay quien la vaya a tomar. De hecho, nos dijeron que en algunas tribus encerradas en la tradición, quienes eran encargados de amamantar a los bebés eran los hombres de la tribu que, sí, creedlo, tienen también la capacidad de producir leche siempre que haya quien la succione. También son conocidos ejemplos de amas de cría, que, por supuesto, no tienen por qué estar embarazadas, pero son capaces de criar a los bebés de sus patronas.

Volviendo al tema principal, cuando el bebé comienza con su rutina diaria de sacaleches-medelaobtención de alimento, va a solicitar tomas periódicas y cantidades suficientes para saciar su hambre (y su sed, no olvidemos que la leche también es necesaria para cubrir la carencia de líquido).

Entonces, se plantea un pequeño problema cuando la madre tiene que volver al trabajo y piensa seguir dándole al pequeño las tomas en las que coincida con él, las de la tarde y la noche. Y es un problema porque las tomas de la mañana, que el bebé sustituirá por biberones, la madre deberá “sacárselas”.

Primero, por la propia salud de la madre, si no se “libera” de la presión de la leche que sigue produciendo puede desembocar en la temida mastitis.

Segundo, porque la “producción” de leche puede servir para alimentar al bebé con biberones ya que puede congelarse y conservarse de este modo, incluso un año, si la congelación es la ideal.

Para conseguir esto es imprescindible el protagonista de este post: el sacaleches.

Sacaleches manuales y eléctricos. Por lo que me comenta mi mujer, no hay color. Aunque cuesta al principio acostumbrarse a ambos, el eléctrico es mucho mejor, más cómodo, más práctico.

sacaleches-avent

Y no hay que olvidar que no sólo será útil para suplir tomas que el bebé no aprovecha (entre comillas) sino para momentos en que, por ejemplo, por enfermedad del pequeño su apetito disminuye pero la “ración” hay que sacarla igualmente.

Por todo esto, este succionador artificial, el sacaleches es de gran utilidad y es aconsejable vencer la resistencia inicial para verle como un complemento de gran ayuda para la mujer.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Lactancia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.